Un pensamiento en “Las mentiras de la UE

  1. No entiendo por qué que la Unión Europea quiera ser competitiva, unifique mercados, o, en general, sea una cosa “muy económica” como aquí dicen, tiene por qué ser necesariamente malo. Y tampoco entiendo por qué eso se contrapone a los derechos sociales, de hecho nada más alejado de la realidad, :los derechos sociales son caros de mantener. Un país como Suecia tiene un mercado laboral completamente flexible (despido libre) y en materia de derechos no creo que tengan nada que envidiarnos.

    Por otro lado, sobre las quejas de déficit democrático: el Parlamento Europeo ejerce la función de control (como un Parlamento nacional) y ante él responde la Comisión (cuya composición, por cierto, es una entente entre los diferentes gobiernos nacionales, elegidos democráticamente), con la que legisla conjuntamente.
    Pero nada de esto tiene mucho sentido si luego llegan unas elecciones al Parlamento Europeo y registran menos participación que las locales, autonómicas o nacionales. Quiero decir, a lo mejor habría que empezar por tomarse los asuntos europeos en serio, y luego ya si eso criticar el funcionamiento de sus instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *