Jornadas Los Muros de la Memoria

Los colectivos memorialistas que han ido cobrando fuerza en los últimos años responden a una necesidad de una parte cada vez más importante de la sociedad española: recuperar del olvido y de la tergiversación histórica el periodo de la guerra civil y de la dictadura franquista. Esto supone dar nombre y rostro a los miles de desaparecidos y asesinados por el régimen, reconociendo públicamente el papel que jugaron como defensores de la libertad y de la República. Esto es lo que se pretende ahora con la erección de los monumentos a las víctimas sepultadas en las fosas de los cementerios de S.Rafael y la Salud, y por eso el Foro por la Memoria de Córdoba ha apoyado desde el comienzo este proceso.

La Reparación de la Memoria de las víctimas no termina con la construcción del monumento. Es necesario también explicar y difundir las circunstancias históricas, sociales y políticas en que se produjeron las muertes, puesto que sólo esto permite a la ciudadanía comprender qué valores y qué intereses defendían víctimas y victimarios y, por tanto, qué juicio moral merecen unos y otros. Además, debería darse a conocer el carácter de las tareas y el marco metodológico que ha permitido la obtención del actual listado de víctimas, con las máximas garantías técnicas posibles. Este doble objetivo es el que nos lleva a proponer la celebración de unas jornadas abiertas a la ciudadanía cordobesa, en las que se aporten claves para comprender por qué hay miles de sepultados sin nombre en fosas comunes y cómo se ha desarrollado el proceso de indagación que ha permitido desvelar muchos de sus nombres.

(Texto extraído del díptico de esta jornadas).

Para más información acerca de estas jornadas y su calendarización consultar aquí.

50 medidas para construir una Córdoba más justa, solidaria y sostenible

Desde Córdoba Solidaria expresan su rechazo frontal a este sistema económico (el capitalismo) que enriquece a un@s poc@s y empobrece a much@s. Un sistema que se construye sobre la miseria de ¾ partes de la humanidad y que se mantiene gracias al deterioro del medio ambiente. Por esta razón propugnan construir un nuevo sistema económico y social que ponga al ser humano y a su entorno como centro del sistema.

Pero mientras se sueña con conseguir LO GRANDE tenemos el deber ético de hacer y construir LO PEQUEÑO que ahora Córdoba Solidaria concreta en estas 50 medidas que exponemos a continuación y que pretenden ser el punto de arranque que nos llevará a ese sistema económico y social que queremos construir, a ese OTRO MUNDO NECESARIO (y, por tanto, POSIBLE) en el que creemos y deseamos.

Nosotros, desde este Rincón Solidario, queremos caminar junto a Córdoba Solidaria en pro a la consecución de este objetivo y os animamos a que hagáis lo mismo difundiendo este documento.

50 Medidas Decalogo Cordoba Solidaria AF

La Semana de la Solidaridad en el IES Gran Capitán

Acábamos de terminar la Semana de la Solidaridad en nuestro centro en colaboración con la Asociación Educativa Barbiana por décimo año consecutivo, se han realizado variadas actividades entre las que destacamos:

  • “Mueve ficha”, un juego solidario, en el que alumnas y alumnos, divididos en grupos, han tenido que responder preguntas relacionadas con los objetivos del milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, etc…
  • Cuentacuentos“. Rafalillo, con su estilo inconfundible, ha contado varios cuentos de contenido solidario, imitando a los personajes con el gesto, el movimiento y el tono de voz. Las moralejas: las respuestas a nuestras dudas están en los libros; la mujer es soberana de su vida; etc.
  • “Juegos cooperativos”, que se han desarrollado en el patio, con la participación de 1º ESO E. El objetivo de estos juegos, coordinados por Juan Casado, es que los alumnos tomen conciencia de la importancia de la cooperación para la vida en sociedad y cómo las posturas individualistas siempre son perjudiciales para la misma.
  • Fabricación de monederos con envases de tetrabrick” donde las alumnas y alumnos que participaron en este taller conocieron las consecuencias medioambientales de la extracción del material para fabricar estos envases, de su transporte y su gestión como residuos, así como normas para reducir el impacto ambiental de los residuos de la actividad humana.

Agradecemos desde aquí a Barbiana, Rafalillo, Juanito, y todos los que han participado que hayan hecho posible esta semana.

La pobreza tiene nombre(s)

Arcadi Oliveres / Fragmento de conferencia from ATTAC.TV on Vimeo.

Muy clarificadora esta intervención de Arcadi Oliveres sobre las conexiones de los grandes poderes denunciando con nombre y apellido a los grandes delincuentes responsables de esta crisis sistémica que trae como consecuencia que millones de personas sufran los efectos de la pobreza.

Visto en el blog de Juan Antonio Romero.

ONG banana republic


Imagen con licencia CC de US Mission Canada

Hace pocos días se cumplió un año del desastre de Haití, y después de tantas movilizaciones, conferencias de donantes, conciertos, clips musicales, automedallitas y buenos propósitos para tranquilizar nuestras occidentales conciencias la situación no ha mejorado en absoluto y gran parte de la ayuda prometida no ha llegado. Lamentablemente esto muestra un fiel reflejo de como funciona la solidaridad de boquilla y de las verdaderas intenciones de nuestros mandatarios. Os copiamos un texto que Jesús García Pedrajas ha publicado en Rebelión sobre este asunto:

Niños negros sonriendo, niños negros llorando, o jugando a la pelota. Mujeres negras gritando, violadores negros, saqueadores negros, ladrones, asesinos negros. Entre ruinas y cuerpos despezados, periodistas blancos, cámaras, todoterrenos de las miles de ONGs desplazadas a Haití recorren las calles y nos traen a casa la actualidad del país caribeño, “que, lamentablemente, no ha podido recuperarse aún del catastrófico terremoto sufrido un año antes…” los grandes coches de las ricas ONGs vuelven a pasar, levantando nubes de polvo que cubran a los negros muertos, y a los vivos.

Ha sido una catástrofe natural, ¿qué podemos hacer? Se preguntan nuestros compasivos gobiernos, las empresas y las ONGs…reconstruir el país, claro. Donemos entonces, hagamos una gran conferencia de donantes, pongamos en marcha la mayor obra humanitaria de la historia para ayudar a Haití a salir de su miseria endémica.

No será esta vez. Las donaciones no suelen ser más que contratos, con empresas occidentales, para realizar grandes obras, muchas sin sentido, o peor aún, para poder aprovechar la situación y explotar las pocas riquezas que puedan quedar en el país, por medio de proyectos centrados en la energía, los recursos naturales, o cualquier otro sector que sea rentable: técnicos occidentales, beneficios que salen del país, nada para los negros que allí viven.

Mujeres negras, vestidas de blanco, bailando en funerales grandiosos de recuerdo por las víctimas. Sacerdotes negros rezando, niños negros con caras serias, hombres llorosos, tal vez de rabia e impotencia; sí, tal vez se preguntan dónde estaban esas cámaras cuando se manifestaron en contra de la ONU y sus tropas, acusadas por la población de pillajes y malos tratos, en contra de las miles de ONGs que invaden su país sin, al parecer, grandes beneficios para su gente, en contra de esa misma ONU que avala con su presencia el golpe de estado (¿ha habido un golpe de estado en Haití? Es la primera noticia que tengo, nos podrá decir cualquier jefe de informativos occidental) contra el presidente Aristide en 2.004, pergeñado entre EEUU y Francia, y con las tropas de la ONU haciendo el bonito juego sucio; dónde estaban esas cámaras, se preguntan, cuando nuestras asociaciones de campesinos se enfrentaron (y ganaron) a MONSANTO, rechazando su regalo envenenado de semillas TRANS.

No vimos a ninguno de estos cientos de periodistas que vienen ahora al homenaje a los muertos, esos no protestarán, claro. Pero al pueblo haitiano no se les olvida ese olvido, lo recuerdan y eso les sirve para no fiarse demasiado de los que ahora se acercan a echarle una brazo por los hombros, mirando a la cámara, claro, para que quede constancia de que estuvieron allí.

Y, por supuesto, las ONGs: cientos de ellas, miles, debería crearse otra ONG que se dedique, exclusivamente, a contarlas. Más miseria, más pobreza, más hambre y muerte…y más asociaciones sin ánimo de lucro. Pues habrán ido a Haití por otra cosa, porque no parece que los haitianos se estén enterando demasiado de su presencia ni sientan los presuntos beneficios que les traen; a veces los ven pasar, eso sí, a ellos a sus aviones o grandes coches. Y la poca ayuda que llega a la población resulta que suele venir de organismos públicos, como los gobiernos de Cuba y de otros países de la zona.

Y no, no decimos que todas las ONGs presentes en Haití sean así, simplemente afirmamos que a su pueblo les sobra, sin duda, el 90% de esas asociaciones, de esos gobiernos donantes, de esas empresas que se lucran con dichas donaciones, de esas fundaciones de ricos patronos, y de esa caridad de la gente blanca que los ve por la televisión, porque esa nefasta caridad sirve como excusa para mantener la injusticia social y la crueldad con las que este país ha convivido casi desde los días de su independencia, hace más de 200 años, enfrentando entonces, sin esperanza aparente, como ahora sigue ocurriendo, a los invasores blancos. Desde luego que con eso si podemos contar, con la resistencia de las haitianas y los haitianos a los intentos de someterlos por cualquier medio.

Frases para pensar (VIII)

Ojalá seamos dignos de la desesperada esperanza.

Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano.

Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.

Ojalá podamos merecer que nos llamen locos, como han sido llamadas locas las Madres de Plaza de Mayo, por cometer la locura de negarnos a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria.

Ojalá podamos ser tan porfiados para seguir creyendo, contra toda evidencia, que la condición humana vale la pena, porque hemos sido mal hechos, pero no estamos terminados.

Ojalá podamos ser capaces de seguir caminando los caminos del viento, a pesar de las caídas y las traiciones y las derrotas, porque la historia continúa, más allá de nosotros, y cuando ella dice adiós, está diciendo: hasta luego.

Ojalá podamos mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, nazca donde nazca y viva cuando viva, porque no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo.

(Eduardo Galeano, deseos para 2011)

Visto en Cosas de la vida.