Seguridad con derechos humanos: Estados Unidos debe rendir cuentas

¡Maldita sea, claro que sí!

El ex presidente de Estados Unidos George W. Bush respondió así al director de la CIA cuando le pidió permiso para utilizar “técnicas de interrogatorio mejoradas” con un detenido, que después fue sometido en 180 ocasiones a water-boarding o simulacro de ahogamiento.

Bush ha reconocido sin reparos en sus memorias y en televisión que él personalmente autorizó ésta y otras técnicas que claramente constituyen tortura. Otros altos cargos de su gobierno también han reconocido su implicación.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, el gobierno de Estados Unidos argumentó que la amenaza que representaba el terrorismo era de tal magnitud que las obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de derechos humanos no eran aplicables en un amplio conjunto de situaciones.

La CIA ha confirmado que al menos 98 de los llamados detenidos de “alto valor” fueron recluidos en su programa de detenciones secretas entre 2002 y 2007. Todos ellos fueron víctimas de detención ilegal prolongada sin cargos ni juicio, desaparición forzada y tortura. Al margen del programa de la CIA, otros muchos detenidos fueron sometidos a un trato similar en lugares como Afganistán y Guantánamo.

Poco después de tomar posesión del cargo en 2009, el presidente Barack Obama manifestó que no admitiría el uso de la tortura y otros malos tratos. Sin embargo, hasta ahora siguen impunes los actos de tortura cometidos en el pasado, a pesar de que tanto él como el Fiscal General del Estado, Eric Holder, han afirmado que técnicas de interrogatorio como el “water boarding” son tortura.

La actual administración está obligada bajo el derecho internacional a investigar todos los casos en los que haya sospecha de desapariciones forzadas, torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, y llevar a los responsables ante la justicia.

Aunque algunos jueces, abogados y fiscales han hallado pruebas o han tenido conocimiento de indicios de violaciones de derechos humanos cometidas por Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, hasta ahora no ha habido investigaciones en profundidad.

El gobierno de Estados Unidos debe rendir cuentas. Las acciones emprendidas por el Fiscal General, Eric Holder, han sido mínimas. Pídele que cumpla con sus obligaciones como responsable último en el Departamento de Justicia. Las víctimas y sus familias tienen derecho a verdad, justicia y reparación.

¡Actúa!

Gallardón quiere “esconder” a los sin techo

El Alcalde de Madrid pide una ley para sacar a los sin techo de la calle y para ello pide una ley estatal que le permita a los ayuntamientos puedan sacar a estas personas de la calle debido a “la situación desastrosa que supone la presencia de personas tiradas por la calle y de pedigüeños que campan a sus anchas por el centro de la ciudad”.

Algunos se creen que la gente quiere dormir en la calle o comer de la basura por propia voluntad, o quieren solucionar el problema de la miseria escondiéndola. Más información aquí.

Hablando con propiedad del “rescate” de Portugal

Imagino que muchos de los que leéis este blog estaréis al tanto del “rescate” de Portugal, mucho se ha hablado de este tema en los medios de comunicación pero no siempre con la objetividad y veracidad necesaria. Para que tengamos claro en qué consiste este “rescate” os dejamos esta intervención de Juan Torres que nos aclarará muchas dudas:

“Rescate” a Portugal from ATTAC.TV on Vimeo.

Visto en Enfoca-Enfócate.

Eurodiputad@s que no quieren viajar en clase turista

Ayer desde las distintas redes sociales se recriminó a los eurodiputados que se negaran a reducir costes de la Eurocámara congelándose el sueldo y obligándose a viajar en clase turista en vuelos inferiores a 4 horas, ya que parece ser que la mayoría (salvo algunos) considera que cobrar 8000 euros mensuales + gastos es poco y que la clase turista es demasiado incómoda para ellos.

Choca que nuestros representantes políticos aboguen por rebajar los sueldos de la clase trabajadora, recortar derechos sociales y disminuir el gasto en educación y no prediquen con el ejemplo siendo incapaces de renunciar a algunas de sus muchas comodidades y de hacer trampas en ciertos casos para arañar algunos euros a costa del contribuyente.

¿Sabéis que me parece esto? Pues que gran parte de los eurodiputados son unos CARADURAS, hay que decirlo bien alto y EXIGIR a los diferentes partidos políticos que velen por un comportamiento ético y ejemplar de la clase política.

Más información:

Cuando un niño muere de hambre en el mundo, él o ella han sido asesinados

Estas palabras tan contundentes con las que titulamos esta entrada han sido pronunciadas por Olivier de Schutter, relator especial de Naciones Unidas para el derecho a la alimentación, y tiempo atrás fueron dichas también por su antecesor en el cargo, Jean Ziegler, buscando incidir en la responsabilidad (no asumida) que tienen los Gobiernos con la hambruna.

Olivier ha estado hace poco en España (Palencia) y ha sido entrevistado por la prensa, nos han parecido muy interesantes tanto las preguntas como las respuestas por lo que os las ponemos a continuación:

P. Mil millones de personas en el mundo pasan hambre. ¿Hay suficiente comida para terminar con la hambruna o habría que producir más?

R.- Ahora mismo hay comida suficiente. La hambruna no es sólo una cuestión de que tengamos que producir más, sino de que esos productos estén bien repartidos y de que la gente tenga la capacidad adquisitiva para comprar los alimentos. Además, los ciudadanos de los países desarrollados tendrían que replantearse que ingieren demasiadas calorías.

P. Usted es un defensor firme de la agroecología (aplicación de una agricultura sostenible) para luchar contra la hambruna.

R. No es la fórmula mágica, pero sí que se ha comprobado que, de esta manera, sin depender de la tecnología moderna, la agricultura produce más. No hay que modernizar la agricultura imitando a las industrias. Además, la agroecología no depende de factores externos como el aumento del precio del petróleo.

P. El precio de los alimentos está en su punto más álgido y la producción de alimentos está concentrada en pocas manos, ¿cómo se puede parar?

R. Hay factores inevitables, como los climatológicos, y otros contra los que sí que podemos luchar, como aumentar la inversión en las pequeñas explotaciones, apoyar al pequeño agricultor, mejorar su protección social y reforzar las organizaciones campesinas. Además, no hay que ayudar tanto al que reside en la ciudad ofreciéndole productos baratos.

P. En la actualidad, ¿qué países presentan el peor panorama respecto a la hambruna?

R. Teniendo en cuenta el número de habitantes, destacaría India. Pero los países en más crisis son Haití, República Democrática del Congo, Somalia o Níger. El hecho de que la gente siga pasando hambre demuestra que los Objetivos del Milenio [ocho puntos planteados por Naciones Unidas para acabar con la pobreza en 2015] son un auténtico fiasco que se centran sólo en logros puramente estadísticos.

P. Usted ha sido muy crítico con el bloqueo de Israel a Gaza, que lógicamente influye en el derecho a la alimentación.

R. Es un problema muy serio e Israel está actuando con total impunidad; a otros Estados no se les permitiría.

Aunque la hambruna ha bajado por primera vez en 15 años seguimos teniendo una cifra demasiado alta de personas que pasan hambre, una cifra inaceptable, igual de inaceptable que nuestros representantes gubernamentales sigan mirando para otro lado cuando hay tantísimas personas que soportan este sufrimiento y pudiendo solucionarlo no se haga, desde aquí abogamos por exigir a nuestros gobernantes que se tomen en serio el problema del hambre y que les retiremos nuestro voto si no lo hacen.