Zelaya «se cuela» en Honduras

A pesar de las precauciones tomadas por los golpistas para que el presidente legítimo no pueda entrar en el país, éste ha conseguido regresar y se encuentra en la embajada de Brasil. El gobierno golpista exige a Brasil que o bien lo entregue o bien le de asilo político, mientras tanto el país es un polvorín y las libertades civiles se encuentran bajo mínimos. La comunidad internacional de momento sólo aporta «palabras algo exigentes» y unas cuantas acciones diplomáticas contra el gobierno golpista, veremos qué pasa al final y si se consigue evitar un derramamiento de sangre.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *