Acción Urgente, activista necesita atención médica

AU: 104/10 Índice: ASA 16/004/2010 Fecha de emisión: 5 de mayo de 2010

ACTIVISTA ENCARCELADO NECESITA ATENCIÓN MÉDICA URGENTE

Ko Mya Aye, activista en favor de la democracia encarcelado en Myanmar, tiene una urgente necesidad de recibir tratamiento médico debido a una cardiopatía. Hasta ahora las autoridades no le han proporcionado el tratamiento que necesita.

Ko Mya Aye está a cientos de kilómetros de su familia, en la cárcel de Taungyi, en el estado de Shan, situado al norte de Myanmar y lejos de los centros donde podría recibir tratamiento médico de urgencia.

Según fuentes fiables, al parecer Ko Mya Aye, preso de conciencia de 44 años, sufrió una angina de pecho, una grave cardiopatía, y su estado ha empeorado en los últimos meses. Además, padece hipertensión (tensión sanguínea alta) y problemas gástricos. Ko Mya Aye no ha recibido tratamiento médico adecuado para estas dolencias.

Antes del 9 de abril de 2010, Ko Mya Aye estaba en la cárcel de Loikaw, en el estado oriental myanmaro de Karenni, muy lejos de cualquier centro médico de urgencia. En lugar de trasladarlo a una cárcel menos remota y cercana a ciudades donde podría recibir tratamiento en algún hospital público y estar más cerca de su familia, las autoridades lo trasladaron a la cárcel de Taungyi. Las malas condiciones de la prisión también agravan su estado de salud: está recluido en una celda con presos condenados a muerte, en la que no hay retrete ni agua corriente y de la que sólo puede salir para hacer sus necesidades. Se sabe que Ko Mya Aye ha sido torturado.

Ko Mya Aye fue detenido el 22 de agosto de 2007 junto con otros miembros del grupo de activistas en favor de la democracia conocido como Grupo de Estudiantes de la Generación de 1988, tras una protesta pacífica contra el incremento del precio del combustible. En las seis semanas siguientes, se produjeron manifestaciones masivas contra el gobierno en todo Myanmar, las más numerosas que ha habido contra el régimen militar desde 1988. Ko Mya Aye, que ya había estado en la cárcel entre 1989 y 1996 por su participación como dirigente estudiantil en las manifestaciones prodemocráticas de 1988, fue condenado a 65 años y seis meses de cárcel en un juicio a puerta cerrada.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, en inglés o en su propio idioma

  • Instando a las autoridades a que se aseguren de que Ko Mya Aye recibe inmediatamente el tratamiento y la atención médica que necesita para sus problemas de salud;
  • Pidiendo a las autoridades que garanticen que Ko Mya Aye es objeto de un atento control médico de su cardiopatía y que es visto por un médico cardiópata;
  • Instando a las autoridades a que mejoren sus condiciones de reclusión, como el acceso a agua no contaminada y a unas instalaciones higiénicas adecuadas;
  • Pidiendo a las autoridades que pongan en libertad incondicional a Ko Mya Aye tan pronto como haya recibido el tratamiento médico urgente que necesita.

ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS ANTES DEL 16 DE JUNIO DE 2010 A:

Ministro del Interior
Maung Oo
Ministry of Home Affairs
Office No. 10
Naypyitaw, Myanmar
Fax: +95 67 412 439
Tratamiento: Dear Minister / Señor Ministro

Ministro de Información
Brigadier-General Kyaw Hsan
Ministry of Information
Bldg. (7), Naypyitaw, Myanmar
Tratamiento: Dear Minister / Señor Ministro

Ministro de Asuntos Exteriores
Nyan Win
Ministry of Foreign Affairs
Naypyitaw, Myanmar
Tratamiento: Dear Minister / Señor Ministro

Envíen también copia a la representación diplomática de Myanmar acreditada en su país. Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha antes indicada.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Para Amnistía Internacional es desde hace tiempo motivo de preocupación el uso arbitrario de leyes y prácticas represivas para criminalizar la disidencia política pacífica en Myanmar. Los derechos fundamentales a la libertad de expresión, asociación y reunión están muy restringidos. En el país hay casi 2.200 presos políticos, casi el doble que antes de las manifestaciones pacíficas en favor de la democracia de agosto y septiembre de 2007. Muchas de las personas que tomaron parte en estas manifestaciones fueron detenidas y condenadas a largas penas de cárcel.

Los presos políticos en Myanmar corren peligro de sufrir torturas y otros malos tratos, y muchos están recluidos en malas condiciones que no se ajustan a las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos, de la ONU. El acceso a los medicamentos es muy restringido, y en muchos casos las condiciones de prisión contribuyen a agravar los problemas de salud. Debido a las malas condiciones y la atención médica inadecuada de las cárceles myanmaras, los presos políticos suelen depender de sus familiares para hacerse con medicinas, alimentos y artículos de vestir básicos Y a pesar de ello, muchos presos políticos han sido trasladados a cárceles remotas, donde a sus familiares les resulta mucho más difícil visitarlos. En muchos casos, los familiares deben llevar a cabo largos viajes, a veces de hasta nueve días, para visitar a sus seres queridos en prisión. Al no haber contacto regular entre los presos políticos y sus familiares, y tampoco una observación independiente del bienestar de los presos, éstos son más vulnerables a duras condiciones penitenciarias que equivalen a trato cruel, inhumano o degradante. El Comité Internacional de la Cruz Roja no ha podido visitar las cárceles de Myanmar desde finales de 2005.

Si recibe contestación de una autoridad, envíenos el original o una copia, por favor, lo antes posible (ref.: «Equipo AAUU – Respuesta»). Sólo es necesario que indique en el reverso de la misma el número que tiene la Acción Urgente a la que le han contestado (por ejemplo «AU 25/99» o bien «EXTRA 84/99»). No es necesario que nos envíe copia de su propia carta. Si no desea que le enviemos un acuse de recibo, indíquenoslo también en el dorso con las palabras «No acuse». Gracias por su colaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *