Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 4

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

¿Si tú fueras la maestra qué contestarías?. Ser un esclavo es estar controlado por otra persona o personas de tal manera que tu voluntad no pueda determinar el curso de tu vida, ni ser remunerado por tu trabajo, siendo estos sacrificios imposibles de reclamar. Aunque la mayoría de la gente cree que la esclavitud es cosa del pasado, ésta se presenta donde quiera que la pobreza, las condiciones sociales y la ingenuidad puedan se explotadas. Hay más de 30 millones de esclavos en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *