Preguntas y respuestas sobre la crisis alimentaria en el Sahel

De nuevo la sequía en la región del Sahel en África vuelve a ser una amenaza para millones de personas que podrían morir de hambre. Os dejamos a continuación preguntas y respuestas sobre el hambre en el Sahel:

¿Por qué hay personas pasando hambre en el Sahel?

Las lluvias sólo vienen una vez al año en el Sahel africano y el año pasado no solo estuvieron irregulares sino que también tardías. Esa es una receta para el desastre en una parte del mundo donde la mayoría de las personas viven de lo que puede cultivar. Cuando las lluvias no llegan a tiempo, las cosechas fracasan, los animales mueren y la gente comienza a pasar hambre.

¿Qué países se han visto afectados por la sequía?

La sequía está afectando a una gran parte del territorio que abarca partes de Chad, Níger, Malí, Mauritania, Burkina Faso, Senegal, Gambia, Camerún y el norte de Nigeria.

Además de la sequía, ¿qué otros factores han conducido a una crisis alimentaria en el Sahel?

Las malas cosechas de este año han resultado en un alza de los precio de los alimentos, en un momento del año en que por lo general estarían más asequibles. Los altos costos del combustible y las infestaciones de plagas no han ayudado.

Además de la especulación alimentaria y la expoliación y privatización de tierras.

¿Cómo sobreviven los pequeños agricultores cuando no cultivan alimentos suficientes?

En tiempos difíciles, las familias suelen vender su tierra o sus animales con el fin de comprar alimentos. Esta es una estrategia negativa para afrontar esta situación porque los deja más pobres y más propensos a pasar hambre en el largo plazo. Cuando se quedan sin cosas para vender, las familias no tienen otra opción más que marcharse a las ciudades o al extranjero en busca de trabajo.

¿Son comunes las sequías en el Sahel?

Sí y se están volviendo cada vez más comunes con el cambio climático. Esta es la tercera sequía que golpea la región del Sahel en menos de una década. Especialmente en Níger, muchas familias todavía no se han recuperado por completo de la última sequía en 2010 y tienen mucho menos a donde recurrir ahora que antes.

¿En qué se diferencia la situación de este año en el Sahel con las sequías en el pasado?

Considerando que la sequía en 2005 y 2010 se sintieron más en el Níger y partes de Chad, la crisis alimentaria de este año se está desarrollando en toda la región, desde Chad en el este hasta llegar al Océano Atlántico. Por otra parte, los precios de los alimentos en la región son mucho más altos que en 2010.

Si esta crisis es diferente, ¿cómo está respondiendo de manera diferente el PMA?

 En países como Níger, donde los mercados de alimentos se mantienen, el PMA le está proporcionando cupones a personas con hambre que pueden usar para comprar alimentos en mercados locales. Esto ayuda a la economía local y además les da a las personas la oportunidad de tener una mayor variedad de comida para elegir. El PMA también va a comprar en países cercanos al Sahel la mayor parte de los alimentos que distribuirá para así reducir la cantidad de tiempo que se tardará en llegar a las personas que lo necesitan.

¿Cómo podemos prevenir que la sequía en el Sahel cause otras crisis alimentarias en el futuro?

El Sahel es un lugar árido propenso a frecuentes sequías y sin embargo la mayoría de las personas que viven allí dependen de la agricultura de secano (la que proviene de la lluvia). Enseñarle a la gente a cómo recolectar agua de lluvia en estanques y a crecer cultivos resistentes a la sequía podría ayudarles a superar las temporadas de sequía. Otra forma de evitar el hambre son comunidades graneros en donde las familias pueden pedir prestados granos durante la temporada de escasez y luego “pagar” en la próxima cosecha.

Fuente: Programa Mundial de Alimentos.

Mis deseos para el año 2012

Desde el año 2009 venimos publicando mi lista de deseos para el año siguiente, con muy poca suerte porque no se cumple apenas nada e incluso las cosas empeoran, como botón de muestra este año 2011 que a punto de terminar podemos decir sin ninguna duda que ha sido desastroso. Pero a pesar de todo no vamos a cejar en nuestro empeño y vamos a continuar con nuestra lista partiendo de algunos que ya teníamos el año pasado y añadiendo algunos más a ver si los Reyes Magos, un Papá Noel rezagado o los Mercados de los (…) nos escuchan. Son deseos que sólo siguen el orden por el que han pasado por mi cabeza:

  • Que el año 2012 sea el año de la erradicación del terrorismo de la violencia machista.
  • Que Jeremi, José, Ruth y tantos otros niños y niñas que han desaparecido vuelvan a sus casas.
  • Que los responsables de la crisis dejen de enriquecerse a nuestra costa, y si los hados están generosos y me escuchan que la paguen tanto a nivel económico como a nivel de justicia.
  • Que nuestras autoridades dejen de discriminar a las personas por motivos raciales.
  • Que la iniciativa social cordobesa La Tejedora tenga un gran éxito y sea un punto de referencia para un Córdoba más justa y solidaria.
  • Que se deje de pervertir el lenguaje no llamando a las cosas por su nombre para justificar lo injustificable.
  • Que todas las personas sean consideradas seres humanos.
  • Que nuestros gobernantes se tomen en serio la lucha por los objetivos del milenio.
  • Que los más vulnerables no paguen los platos rotos de la crisis, y como dice MªLuz Ortega que no se les de porque nos sobra sino por que es lo justo (y en muchos casos lo que le hemos robado).
  • Que nuestros políticos (y políticas) sean honestos, no mientan y que su disciplina de voto no sea con su partido sino con la ciudadanía.
  • Que se declare un estado de alarma y se militarice a los mercados, sistemas financieros y organismos responsables de que tengamos un orden mundial tan injusto e insolidario.
  • Que no haya más preso de conciencia en China, Corea del Sur, ni en ningún otro país.
  • Que Cuba siga liberando presos políticos hasta que no quede ninguno.
  • Que cuando se celebre el Día de los Derechos Humanos podamos celebrarlo y no lamentar que las cosas no cambian o van a peor.
  • Que el 25N (día internacional contra la violencia de género) se quite del calendario porque ya no sea necesario.
  • Que el número de personas que pasan hambre en los países empobrecidos baje más todavía y la obesidad en los países enriquecidos disminuya.
  • Que nuestros gobernantes vuelvan a leer el significado de la palabra democracia y dejen de confundirla con despotismo ilustrado.
  • Que nunca más se impida a ningún gobernante el poder consultar a su pueblo antes de una decisión importante.
  • Que las cumbres del hambre, del clima, etc… sirvan para algo y que no haya cena de gala para los “altos mandatarios” si no consiguen nada.
  • Que en ningún país haya pena de muerte.
  • Que se refunda el Sistema Capitalista, o que se sustituya por otro en el que las personas tengan mucho más valor que el mercado.
  • Que se acaben todas las guerras aunque sean preventivas o “justas“.
  • Que la guerra del coltán en el Congo finalice y las empresas y mafias que se han beneficiado de la misma paguen la reconstrucción del país.
  • Que se cierre Guantánamo definitivamente.
  • Que no prospere el recurso en el Tribunal Constitucional contra el matrimonio gay.
  • Que la banca sea ética sin necesidad de recurrir a bancas éticas.
  • Que el soldado Manning no sea ejecutado ni torturado.
  • Que Olmert, Bush, Aznar, Blair y tantos otros sean juzgados por un tribunal internacional, y que éste sea tan ecuánime como lo fue con el periodista que le tiró los zapatos a Bush o como lo han sido con los activistas de GreenPeace por exhibir un cartel.
  • Que el dinero que se invierte en cenas de gala, coches oficiales, protección de la banca, etc… se haga ahora en una Seguridad Social Universal para que todo el mundo tenga acceso a los servicios de salud.
  • Que Estados Unidos termine el bloqueo contra Cuba.
  • Que actuemos de verdad contra las verdaderas causas de la pobreza aunque ello implique luchar contra la extrema riqueza.
  • Que nadie se suicide por la desesperación ante quedarse sin un hogar donde vivir.
  • Que ETA entregue las armas, se disuelva definitivamente, que pida perdón y que cualquier idea pueda ser planteada y defendida sin que nadie te amenace por pensar de forma diferente a él.
  • Que los mayores aprendamos a ser menos “adultos” y un poco más niños.
  • Que los especuladores dejen de disfrutar y que pierdan mucho dinero para que lo rentable sea la generación de bienes y servicios en vez de jugar al monopoly.
  • Que prosperen alternativas a la economía de la avaricia.
  • Que se prohíba y se persiga la especulación alimentaria.
  • Que el Tribunal Penal Internacional reconozca como delito los crímenes económicos contra la humanidad y juzgue a sus responsables.
  • Que las armas que empuñen los niños y las niñas sean sólo de juguete.
  • Que los trabajadores y trabajadoras de LOCSA encuentren un trabajo al menos tan digno como el que perdieron.
  • Que volvamos a creer en las utopías.
  • Que no haya más desalojos policiales como el que se produjo en Plaza Cataluña (entre otros).
  • Que quien más tienen PAGUEN LO QUE DEBEN.
  • Que todos los desahucios por impago hipotecario a personas que viven en precario fracasen.
  • Que desaparezcan todos los paraísos fiscales.
  • Que no se deje morir a nadie por haber nacido en otro punto del mapa.
  • Que el siguiente “rescate” que se plantee sea el de la sociedad.
  • Que a nadie se le vuelva a faltar al respeto por ser diferente.
  • Que no se de ningún caso de ablación.
  • Que se acabe con la impunidad del gobierno de Israel frente a los derechos humanos del pueblo palestino.
  • Que la campaña Andalucía somos todos tenga un gran éxito.
  • Que se haga una reforma constitucional para evitar que ningún Gobierno pueda recortar ni en Salud ni en Educación.

Además deseo que el 2012 os traiga felicidad y que vosotros se la deis a todas las personas que tenéis a vuestro alrededor. Os dejo un vídeo esperanzador de Amnistía Internacional para encarar el año con optimismo.

¡Feliz 2012!

Los auténticos piratas de los mares

¡Piratas! from Juan Falque on Vimeo.

La piratería en Somalia acapara los medios de comunicación, pero la información llega, en la mayoría de los casos, fragmentada, distorsionada, manipulada.

Este documental trata de reorganizar y completar la información existente, ofreciendo un acercamiento a este conflicto, a su origen,
a sus motivaciones… y sobre todo a sus consecuencias.

Para más detalles acerca del proceso de realización, documentación, etc:

juanfalque.blogspot.com/​2011/​04/​origen-y-desarrollo-del-documental.html

Visto a través de Paco Castillo Ruiz.

Somalia según los “pseudoprogres”

Leyendo la versión digital del diario El Día de Córdoba me he encontrado con un artículo de opinión sobre la grave crisis humanitaria por la que está atravesando Somalia y la actitud de las personas que denunciamos el comportamiento y la apatía del mundo occidental ante esta situación que me ha indignado, lo copio y lo pego para compartirlo con vosotr@s para que hagáis vuestra propia valoración:

ESTOY asombrado por el repentino interés que Somalia ha despertado en las conciencias de un sector seudoprogre de la sociedad española. También estoy asombrado porque, en cuanto despegó el avión que trasladaba a Benedicto XVI desde Madrid a Roma, ese repentino interés desapareció. Durante los días que estuvo el Papa en Madrid se habló y se escribió mucho de Somalia. Que si el dinero que se gastaron los curas en la JMJ era mejor enviarlo a Somalia, que si no les daba vergüenza mientras los niños se morían de hambre en Somalia… De modo que algunas mentes candorosas habrán pensado que Somalia es un país de muertos de hambre por culpa del Vaticano, que no envía allí misioneros, ni les da limosnas del Domund, ni les organiza jornadas mundiales de la juventud con menús del peregrino a bajo precio.

Pues, aunque parezca mentira, el Vaticano no ha originado el caos de Somalia. La culpa del hambre la tienen una grave sequía y principalmente ellos, los somalíes, que llevan 20 años enzarzados en una guerra inacabable. El país, que no es un país propiamente dicho, está dividido en territorios controlados por clanes, además de regiones casi independientes como Somalilandia, Puntlandia y otras. Pero el mayor problema es que el sur y otras zonas de este presunto país están controladas por la milicia radical islamista de Al Shabab, grupo al que EEUU vincula con Al Qaeda, y al que podemos llamar terrorista sin riesgo de equivocarnos. En esas zonas gobiernan según la sharia islámica. Y han prohibido la música, el fútbol y los sujetadores, además de impedir vacunaciones infantiles, entre otras sutilezas.

Un reciente informe de la ONU afirmaba que Al Shabab maneja más de 70 millones de euros al año, que le llegan de Eritrea y Kenia. También afirma que es habitual el asesinato de cooperantes humanitarios, la quema de comida y material médico y la extorsión a las ONG y agencias de la ONU. Así las cosas, las tropas de apoyo de la Unión Africana intentan controlar la capital, Mogadiscio, y abrir un pasillo para que los alimentos de la cooperación internacional puedan llegar a los miles de refugiados que se mueren de hambre.

Como no corre el petróleo, a diferencia de Libia, la OTAN no se esmera para bombardear en Somalia. Aunque EEUU vigila, por si las moscas de Al Qaeda, deja la responsabilidad a la Unión Africana, que tiene allí a 9.000 soldados de Uganda y Burundi. Pero, como ustedes habrán leído, la culpa de esto de Somalia parece que la tiene el Papa, al menos la semana pasada. Ellos son así. Este Ratzinger, además de no organizar la misa de la JMJ en la catedral de Mogadiscio (destrozada por la guerra desde hace años), no habrá caído en enviar a la Guardia Suiza, a ver si lo arreglan.

He redactado un comentario al diario rebatiendo la tesis que defiende el autor, pero como los comentarios solamente admiten 500 caracteres he tenido que mandar una versión reducida de lo que había escrito, que en el momento de escribir este post no ha sido aún publicada.

Es por ello que he decidido publicar aquí la respuesta completa que había preparado, os la dejo:

Y yo estoy asombrado de la absoluta parcialidad, falta de objetividad y de datos en este artículo. El mundo occidental tiene mucha responsabilidad en esta grave crisis humanitaria, desde los países “desarrollados” se ha estado interviniendo en el país (y en el Cuerno de África en general) durante muchísimo tiempo sólo por intereses políticos y geoestratégicos sin importarnos las consecuencias de esas acciones para la población y sin hacer nada frente a dictadores que luego eran recibidos con honores de estado en la mayor parte de países.

Hay que recordar que Somalia tuvo soberanía alimentaria, a pesar de las sequías, hasta finales de los años setenta. Esta soberanía alimentaria fue arrebatada en décadas posteriores. A partir de los años ochenta, las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para que el país pagara su deuda con el Club de París, forzaron la aplicación de un conjunto de medidas de ajuste. En lo que se refiere a la agricultura, estas medidas implicaron una política de liberalización comercial y apertura de sus mercados permitiendo la entrada masiva de productos subvencionados, como el arroz y el trigo, de multinacionales agroindustriales norteamericanas y europeas, quienes empezaron a vender sus productos por debajo de su precio de coste y haciendo la competencia desleal a los productores autóctonos. Las devaluaciones periódicas de la moneda somalí generaron también el alza del precio de los insumos y el fomento de una política de monocultivos para la exportación forzó, paulatinamente, al abandono del campo.

Además, tildar de pseudoprogres y candorosas a las personas que denuncian lo poco que se hace en esta grave crisis humanitaria comparándolo con la enorme inversión realizada en la reciente visita del Papa es, cuando menos, incalificable.

Para “complementar” lo escrito por este señor recomiendo la lectura de:

Especulación alimentaria = HAMBRE from ATTAC.TV on Vimeo.

Ideas para pasar a la acción ante la situación de emergencia en el Cuerno de África

1.- Infórmate sobre las causas que agudizan la situación en Somalia: Las dos últimas temporadas de lluvia en la zona han sido muy escasas, lo que ha hecho que se agrave más la situación de este país que ya era de extrema preocupación. Puedes hacer un seguimiento del Twitter que actualiza el Coordinador País de Acción contra el Hambre en Somalia Jens Oppermann, o seguir la actualidad de la AECID.

Debido a la escasez de alimentos por la pérdida de cosechas y ganado por la sequía, los precios de algunos productos básicos han aumentado hasta en un 270%, esto provoca que muchas familias no dispongan de los mismos y tengan que reducir su alimentación y la calidad de la misma. Además, este aumento en escalada de los precios de productos básicos junto a la especulación financiera ha hecho que comprar comida sea mucho más complicado en la región.

Todo esto ha provocado que los y las somalíes que huyen de la sequías se refugien en la vecina Kenia, donde llegan después de realizar grandes marchas que pueden llegar a los 30 días y llegan a campos de refugiados desbordados (el principal campo en Kenia, preparado para acoger a 90 mil personas, ya acoge 300 mil).

2.- Pregúntate sobre la situación geopolítica de la región: El Cuerno de África es una de las regiones más turbulentas y con más importancia geoestratégica de los últimos 150 años. Somalia tiene un conflicto abierto con intereses internacionales de gobiernos y transnacionales incluídos, lo que dificulta el acceso y el trabajo de las organizaciones humanitarias, y los desplazamientos de las familias que se ven obligadas a marcharse de sus hogares, buscando un lugar donde haya comida.

3.- Haz incidencia ante los gobiernos: En la actualidad ya están en marcha diferentes campañas vinculadas al continente africano. ¡Conócelas! Paren, aquí vive gente, es una campaña de Veterinarios Sin Fronteras que quiere movilizar a la sociedad civil para que exija al Estado español que no sea cómplice de la destrucción de la soberanía alimentaria en África y que tome las medidas oportunas para evitar que las grandes transnacionales decidan sobre el derecho a la alimentación de miles de campesinas y campesinos africanos. En la misma línea trabaja la campaña Crece de Intermón Oxfam que tiene como objetivo presionar a los gobiernos para que paren el sistema de alimentación mundial dirigido por un pequeño grupo de empresas y gobiernos privilegiados, que favorece a pocas personas.

Derecho a la salud en África es una campaña de Farmacéuticos Mundi y Medicus Mundi Cataluña, de educación para el desarrollo, que pretende abordar los diferentes factores que impiden disfrutar del derecho a la salud en el continente africano.

4.- Colabora: Puedes dar apoyo económico a entidades que trabajen con proyectos estables en la región. Recuerda que la solidaridad es mejor canalizarla con dinero en metálico que en especies. En Canalsolidario.org te facilitan números de cuenta de ONG para hacer donaciones.

5.- Desde los medios de comunicación también puedes contribuir a mostrar los factores que agudizan la sequía y no sólo las consecuencias. Si eres periodista trata de visibilizar no sólo las muertes, o los problemas de malnutrición. Muestra en tus noticias y reportajes la diversidad de factores que se esconden detrás de estas sequías cíclicas.

Más información en Canalsolidario.org.

Diez millones de personas hacen frente a la hambruna después de la peor sequía registrada en África del este en 60 años

Los países del cuerno de África se encuentran en estado de alerta después de que dos temporadas sin lluvias hayan dejado a diez millones de personas al borde de la inanición.

La sequía y el desplazamiento de población, combinado con el aumento de los precios mundiales de los alimentos han provocado que especialmente Kenia y Etiopía se enfrenten a la que la OCHA define como la peor crisis de seguridad alimentaria registrada hoy en el mundo.

El equipo de ayuda humanitaria de InspirAction está evaluando la mejor manera de ayudar a la población, que está sufriendo las consecuencias de la peor sequía registrada en los últimos 60 años.

“La crisis no es nueva, sino que ha venido desarrollándose desde hace algún tiempo, especialmente en Kenia y Etiopía, y su gravedad está aumentando en toda la región”, advierte Isabel Ortigosa, responsable de incidencia de InspirAction. “La gente está desesperada y si no actuamos ahora podríamos estar ante una de las peores situaciones humanitarias que el mundo ha visto en mucho tiempo.”

Se necesitan urgentemente fondos para:

  • El suministro de agua en las aldeas más afectadas por la sequía
  • La compra de alimentos para las familias, especialmente para los niños desnutridos y las mujeres embarazadas
  • La compra de alimentos para el ganado, que es crucial para la supervivencia de las familias.

Al mismo tiempo, InspirAction teme que empeore la situación de un gran número de personas que se han desplazado dentro de Sudán y de Somalia y que también se enfrentan a la escasez de alimentos.

Objetivos de Desarrollo del Milenio: Diez años después

Objetivos de Desarrollo del Milenio -Diez años después

Cuando un niño muere de hambre en el mundo, él o ella han sido asesinados

Estas palabras tan contundentes con las que titulamos esta entrada han sido pronunciadas por Olivier de Schutter, relator especial de Naciones Unidas para el derecho a la alimentación, y tiempo atrás fueron dichas también por su antecesor en el cargo, Jean Ziegler, buscando incidir en la responsabilidad (no asumida) que tienen los Gobiernos con la hambruna.

Olivier ha estado hace poco en España (Palencia) y ha sido entrevistado por la prensa, nos han parecido muy interesantes tanto las preguntas como las respuestas por lo que os las ponemos a continuación:

P. Mil millones de personas en el mundo pasan hambre. ¿Hay suficiente comida para terminar con la hambruna o habría que producir más?

R.- Ahora mismo hay comida suficiente. La hambruna no es sólo una cuestión de que tengamos que producir más, sino de que esos productos estén bien repartidos y de que la gente tenga la capacidad adquisitiva para comprar los alimentos. Además, los ciudadanos de los países desarrollados tendrían que replantearse que ingieren demasiadas calorías.

P. Usted es un defensor firme de la agroecología (aplicación de una agricultura sostenible) para luchar contra la hambruna.

R. No es la fórmula mágica, pero sí que se ha comprobado que, de esta manera, sin depender de la tecnología moderna, la agricultura produce más. No hay que modernizar la agricultura imitando a las industrias. Además, la agroecología no depende de factores externos como el aumento del precio del petróleo.

P. El precio de los alimentos está en su punto más álgido y la producción de alimentos está concentrada en pocas manos, ¿cómo se puede parar?

R. Hay factores inevitables, como los climatológicos, y otros contra los que sí que podemos luchar, como aumentar la inversión en las pequeñas explotaciones, apoyar al pequeño agricultor, mejorar su protección social y reforzar las organizaciones campesinas. Además, no hay que ayudar tanto al que reside en la ciudad ofreciéndole productos baratos.

P. En la actualidad, ¿qué países presentan el peor panorama respecto a la hambruna?

R. Teniendo en cuenta el número de habitantes, destacaría India. Pero los países en más crisis son Haití, República Democrática del Congo, Somalia o Níger. El hecho de que la gente siga pasando hambre demuestra que los Objetivos del Milenio [ocho puntos planteados por Naciones Unidas para acabar con la pobreza en 2015] son un auténtico fiasco que se centran sólo en logros puramente estadísticos.

P. Usted ha sido muy crítico con el bloqueo de Israel a Gaza, que lógicamente influye en el derecho a la alimentación.

R. Es un problema muy serio e Israel está actuando con total impunidad; a otros Estados no se les permitiría.

Aunque la hambruna ha bajado por primera vez en 15 años seguimos teniendo una cifra demasiado alta de personas que pasan hambre, una cifra inaceptable, igual de inaceptable que nuestros representantes gubernamentales sigan mirando para otro lado cuando hay tantísimas personas que soportan este sufrimiento y pudiendo solucionarlo no se haga, desde aquí abogamos por exigir a nuestros gobernantes que se tomen en serio el problema del hambre y que les retiremos nuestro voto si no lo hacen.