¿Cuántos tienen que morir hasta que nos demos cuenta que han muerto demasiados?

Han muerto 15 inmigrantes subsaharianos, de los que 9 son niños, en la travesía en patera que les tenía que llevar a la esperanza de una vida mejor y lo que han encontrado ha sido la muerte.

Según algunos miembros de Cruz Roja la experiencia de los supervivientes de esta tragedia es la más “indescriptible y lamentable” que ha visto la organización en los últimos años, hasta el mismísimo Zapatero se ha visto conmocionado con este suceso y ha pedido a la UE y al Grupo de los Ocho que aumenten la ayuda al desarrollo para evitar este “drama terrible, casi insoportable”. “O ayudamos a África, o ayudamos en la lucha contra la miseria y la desesperación, o nuestro futuro colectivo como espacio de progreso y bienestar se puede poner en cuestión”.

Como dice Bob Dylan en una de sus canciones, ¿cuántos tienen que morir hasta que nos demos cuenta que ya han muerto demasiados?. En homenaje a estas víctimas y a las miles que yacen en el mar de nuestras costas intentando huir de la miseria y las guerras dedicamos esta canción:

Contra viento y marea

Mi amigo Antonio me informa de la existencia de un juego on-line: Contra viento y marea que permite ponerse en la piel de un refugiado y experimentar las situaciones por las que pasan estas personas, como los interrogatorios y la huida de un país donde eres perseguido o la búsqueda de trabajo y vivienda en un país vecino.

Está dirigido a personas de más de 7 años, disponible en varios idiomas (el castellano entre ellos) y además de ser entretenido es una herramienta estupenda para sensibilizar e informar a quien juega de este drama humano.

Si eres profesor/a y te interesa aquí tienes una guía docente.

Liberación de Ingrid Betancourt

Hace muy pocos días Ingrid Betancourt ha sido rescatada de su secuestro por las FARC después de más de seis años de cautiverio, desde este blog nos alegramos de esta buena noticia.

Esperamos que este acontecimiento ayude a avanzar en la solución del conflicto armado que asola Colombia desde hace tanto tiempo, que las FARC se den cuenta de que el secuestro de personas inocentes no es la manera en que la izquierda debe hacer la revolución y que no de alas ni legitimidad a los políticos y militares colombianos responsables de la paramilitarización del conflicto colombiano y la continua violación de los derechos humanos que ha tenido como consecuencia directa cuatro millones de personas desplazadas por la fuerza, 15.000 desaparecidos y casi 10.000 asesinatos acompañados de tortura.