Juventud sin futuro

En planta a las siete y media de la mañana, recluidos hasta las tres de la tarde, y apremiados por una incertidumbre vaga, afísica; irreal. Así es como se sienten muchos jóvenes hoy en día, indeterminados ante un futuro que cada vez se vuelve más dudoso.

¿Qué quieres ser de mayor? Solía ser la pregunta clave de las conversaciones con los adolescentes, hace no muchos años. A los clásicos médico, abogado, científico, bombero, policía… de antaño, que ya están prácticamente extintos; hay que sumar ahora el gran protagonista de estos tiempos: ‘no lo sé’. Muchos podrían afirmar que se trata de una duda natural, ante la aparente infinitud de posibilidades que se abren ante el joven. Otros, más derrotistas, afirmarían que es la propia juventud la que se corrompe sin freno, producto de unas vidas demasiado fáciles y de una carencia total y absoluta de disciplina.

Bueno, quizá sea cierto. Los chavales de hoy en día no están bajo el yugo de la figura paterna omnipotente, de la mano dura de una madre poco indulgente, o simplemente amordazados en las cuentas del rosario de un religioso. Pero, ¿es todo culpa suya? No debemos olvidar que estos niños no son sino el fruto de esta generación que tanto echamos en falta; la generación del respeto y la autoridad. Parece que algo no fue demasiado bien por el camino.

Volviendo al tema que nos atañe-los jóvenes de hoy, no los de un ayer ya lejano-, quizá deberíamos de ver qué estamos haciendo con nuestra juventud, con sus esperanzas y sus sueños. Y quizá deberíamos de preguntarnos que qué va a ser de ellos en un mañana incierto.

La subida de las tasas universitarias, la no-universalidad de la Seguridad Social, la dificultad para encontrar empleo, o la criminalización preventiva que sufre todo adolescente hoy en día, hacen que uno (o una) se replantee muchas cosas. Pero, lejos de empezar a despotricar contra las medidas de un gobierno que quizá no sabe, o quizá no quiere; o más bien que quizá sea un poco de las dos, creo que deberíamos de empezar a plantearnos qué es lo que tendríamos que hacer “los de a pie” para lograr romper con esa miasma de pesadumbre.

¿Y qué se puede hacer? Reconocimiento. Apoyo. Motivación. Hay miles de palabras más que encajan en este artículo, pero esas tres son fundamentales. Apoyo para superar el presente, reconocimiento para apreciar el pasado, y motivación para forjar el futuro. Tal y como dijo un señor llamado Albert Einstein “Toda persona es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para escalar un árbol, creerá toda su vida que es un estúpido”.

Quizá nuestros jóvenes puedan encontrar mañana las soluciones a los problemas que se nos antojan hoy irresolubles. Pero ese quizá nunca será nada si nos dedicamos a minar un camino que ya es duro de por sí.

Enrique Delgado, alumno de 2º de Bachillerato del IES Gran Capitán.

La campaña “Banca Bajo Control” ha conseguido un pequeño gran éxito

Hace poco menos de un mes nos hacíamos eco de la campaña Banca Bajo Control, pues parece que el apoyo que muchas personas han prestado a esta campaña ha tenido un pequeño gran éxito, puesto que la comisión parlamentaria de Cooperación Internacional ha instado al Gobierno a regular las inversiones financieras especulativas sobre bienes alimentarios de primera necesidad.

Concretamente se pide al Gobierno que impulse “las medidas necesarias para evitar los movimientos de carácter exclusivamente especulativo” y defender ante el G20 el “freno a la especulación en el mercado de alimentos”. Con esta regulación, no podrían comercializarse productos financieros como el fondo “100% Natural”, que se consiguió que Catalunya Caixa retirara.

¡Felicitamos a Veterinarios sin Fronteras, Mundubat y COAG por este éxito!.

 

Da la la lata contra la violencia de género

Se culpa a la mujer de la expulsión del Paraíso

Se la identifica con la impureza y el pecado.

Se instaura la familia patriarcal: la mujer es propiedad del hombre.

En Europa fueron quemadas en la hoguera 50.000 mujeres.

La ablación es practicada desde hace 1.400 años.

Se usa la violación como arma de guerra: 250.000 mujeres en Ruanda, 200.000 en la R.D. del Congo, 20.000 bosnias. Violaciones masivas en Bangladesh, Colombia, Liberia, Sierra Leona y Libia.

Una de cada tres mujeres es maltratada.

Si embargo esta historia está cambiando gracias a muchas personas que “han dado la lata”. Pero aún queda mucho por hacer, ¡cambiemos esta historia de desamor! ¡conserva tu conciencia intacta contra la violencia de género!.

¡Da la lata contra la violencia de género!

Profesor/a, maestro/a: más que una profesión

Profesan su profesiónEjercen lo que enseñan. Tienen nombre propio y en su tarea diaria están con aquellos de los que proclamamos una y otra vez que son nuestro porvenir. Los profesores, quienes supuestamente están bien considerados, no sienten que ello siempre se corresponda con lo que viven. Hay cosas que hemos aprendido, pero hay otras que nos han tenido que enseñar para que las aprendamos. Hay cosas que no se pueden enseñar, pero se pueden aprender. Y a veces, a pesar del enseñar, nos cuesta aprender. La misteriosa relación entre el enseñar y el aprender no se agota en la simple voluntad o decisión de quien, de cualquier modo, “a cualquier precio”, se impone, confundiendo la enseñanza con el adiestramiento. Exige personas con dedicación y entrega. Y las hay.

No es cierto, en todo caso, que no sea indispensable organizar el enseñar. De ahí no se deduce que lo que aprendemos se limite a esta enseñanza. Ni siquiera se reduce a lo que enseñamos, ya que, como tantas veces señalamos, el contagio y la ósmosis juegan aquí su papel. Dicho de otro modo, no se puede aprender aislado, ni aunque uno esté solo cuando aprende. Se aprende con otros, desde otros, por otros. Siempre de una u otra manera, la creación y la innovación son decisivas, y también eso lo aprendemos gracias a alguien, de él, con él. Y para ello se requiere formación y alguna forma de presencia. Que pueda ser más o menos directa, no excluye que sea indispensable. El conocimiento siempre vive y crece en algún proceso de comunicación. Y cuando tiene que ver con el aprender, enseñar es un acto de relaciónuna transmisiónun encuentro más o menos explícito, como los sentimientos, como los afectos, como la palabra. Con independencia de los formatos, de los instrumentos, de los mecanismos, de los procedimientos, de los métodos, aprender, incluso cuando parece más inmediato, es una acción y un gesto de mediación. Y es una tarea, una labor, un hermoso trabajo, sí, pero un trabajo, y no poco exigente.

Por ello, cuando se insiste, con razón, que para enseñar hay que saber, hemos de subrayar que ha de saberse asimismo aprender con otros y eso es tarea de una vida. Se puede tratar de enseñar sin que nadie finalmente aprenda, pero no se puede aprender sin que de algún modo alguien nos enseñe. Hasta las formas más supuestamente rudimentarias de ser autodidacta son exquisitas maneras de relación. Por supuesto, consigo mismo, pero no sólo. El conocimiento tiene, como el logos, que es palabra y acción, una raíz común. Aquí también crecemos juntos. Ello ni excluye la singularidad, ni la genialidad, ni la legítima rareza. Sólo que incluso para ser y resultar único es indispensable serlo en el seno de una comunidad. El mejor de los científicos lo es por y para una comunidad científica. La investigación y la ciencia florecen en una tarea colectiva. La calidad no es un simple parámetro individual, sino un resultado conmensurablecomparable,compartible.

Todo para afirmar que el maestro, el profesor, la maestra, la profesora, son indispensables para aprender, para generar y transmitir conocimiento. Y en cierto modo de ello dependerá y depende la sociedad que seamos, la sociedad que somos, y concretamente quiénes y cómo seamos. Cuando no hay magisterio, irrumpen otras enseñanzas, en ocasiones de valores que no nos satisfacen en absoluto, que preconizan el itinerario individual, aislado, desvinculado y, si se tercia, insolidario. Y no sólo se ve afectado, por supuesto el conocimiento, también la dignidad, la humanidad y el porvenir.

Entonces, sabemos menos, se debilitan los procesos civilizatorios, somos menos humanos. Cuando un profesor es menos profesor, cuando a un profesor se le hace de menos, todo cuanto tiene valor y valía se empobrece. Sin duda, la educación y la cultura, pero no sólo. Aprendemos menos, con menos alcance y sentido, pero apreciamos también menos lo que merece la pena. Un buen profesor, un buen maestro es un regalo, un don de la vida, que vincula el conocimiento con la mejora personal y colectiva. Por eso, precisamente, es social y económicamente provechoso para los bienes y para los valores. Su desaliento vendría a ser el nuestro.

Y no siempre se dan las mejores situaciones y los mejores hábitos para ejercer y enseñar. Crear las condiciones públicas para lograrlo es la mejor tarea de consideración y de reconocimiento, de generación de confianza y de valoración social. De lo contrario, los necesarios discursos sobre la formación, la selección y la evaluación mostrarán ser más gestos de desconfianza que de estímulo.

Llegar a la atención de la singularidad y de la diferencia de cada estudiante, reclamar dedicación y paciencia, cuando nosotros mismos no somos capaces ni parecemos dispuestos a propiciarlos, es mucho exigir. No hay educación sin educadores, no hay formación permanente sin un compromiso social serio, riguroso, público, constante y compartido por los maestros, los profesores, las maestras, las profesoras.

No nos costará dar con profesores a veces demasiado solos, que infrecuentemente oyen palabras que sean un estímulo con contenido, un acicate, un aliciente y que, además, desarrollan su labor en un contexto complejo, incluso difícil. De ahí que con razón se reclamen más políticas específicas al respecto. Ante la necesidad de sentirnos todos copartícipes, unos más que otros, sin eludir la responsabilidad personal, y de afrontar una situación que conjuntamente hemos de mejorar, parece ser que, en general, encontramos más prudente el silencio, para no vernos contestados, para no vernos afectados por lo que hemos y habríamos de hacer. Pero ni siquiera desde esta comodidad y ese temor hemos de acallar esta palabra necesaria, esta palabra reivindicativa de reconocimiento para con los profesores.

Ángel Gabilondo.

Visto en El País.

Esclavitud en el servicio doméstico

El servicio doméstico constituye el sector más complejo para identificar las condiciones de esclavitud, seguramente habrás sido testigo de situaciones como las que se reflejan en el vídeo anterior. La carencia de prestigio social de esta ocupación y su desconsideración como un verdadero trabajo ha creado una demanda de mano de obra en el sector cada vez más cubierta por personas inmigrantes, tanto a través de contratación en el país de origen como de la inmigración irregular ya existente en España.

En cuanto a los tipos de explotación y de coacción a los que están sometidas estas víctimas de trata para explotación laboral en el servicio doméstico se han detectado los siguientes casos:

  • Sueldos inferiores al establecido legalmente. Se han detectado casos de sueldos inferiores a 100€ para más de 15 horas de trabajo diarias y tareas múltiples.
  • Imposición de horarios excesivos, con jornadas de hasta 16 horas diarias, o disponibilidad durante las 24 horas en casos de internas.
  • En casos de retribución en base del salario mínimo interprofesional, no se abonan las horas extraordinarias con lo cual el sueldo real por hora trabajada es mucho menor que el previsto.
  • Trabajo sin pago.
  • Retención de la documentación de la víctima.
  • Restricción de movimiento libre de la empleada, con víctimas encerradas en la vivienda, sin posibilidad de salir.
  • Amenazas y agresiones físicas, maltrato y agresiones sexuales.
  • Maltrato psicológico, desprecio hacía la empleada, gritos constantes incluso por parte de los niños a su cargo.
  • Negación de asistencia médica. Cobro de comisiones excesivas, incluido el gasto del billete de llegada a España, gastos de médico etc.
  • Negación de darle comida, o comida en base a los restos que dejaba la familia.
  • Amenazas de informar a sus familiares que está ejerciendo la prostitución en España.
Si conoces algún caso similar, NO TE CALLES, denuncialo.
Más información aquí.