Carta de una profesora sobre el lenguaje sexista

La profesora de filosofía y coordinadora del Plan de Igualdad del IES Tierno Galván de La Rambla (Córdoba), María López Ruiz, ha redactado esta carta para su claustro de profesores y profesoras que os recomendamos:

Estimados/as compañeros y compañeras:

Ante el interés suscitado por el tema del lenguaje no sexista entre los compañeros del centro (término que para la RAE incluye también a las compañeras, pero que para mí sólo incluye, en esta frase, a los compañeros), como coordinadora del Plan de Igualdad de nuestro centro me veo obligada a deciros lo siguiente:

En primer lugar, os animo, a los que estéis interesados a leeros el informe íntegro de Ignacio Bosque porque, como pasa con otros temas de interés social, la información que nos ha llegado sobre el mismo tiene más intención de generar polémica que de aportarnos conocimiento. El informe reconoce y explica los usos sexistas del lenguaje. Son los medios, los que han entresacado frases, que fuera de contexto, parecen más agresivas para con los defensores y defensoras de la igualdad de lo que realmente son; y son las masculinidades heridas de la opinión pública las que las están usando como arma arrojadiza contra no sé que enemigo o enemiga.

Igual que este informe nos exhorta a aplicar correcciones del lenguaje sexista desde el sentido común, yo os exhorto a criticar cualquier medida, educativa o no, que pretenda avanzar en la extensión de los derechos humanos (la igualdad lo es) desde la cordura, la tolerancia y el respeto a dicha labor. Especialmente importante es esto en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, pues uno de los principales instrumentos para desactivar o hacer poco efectiva esta lucha ha sido la ridiculización de los presupuestos, los argumentos e incluso las propias personas que participan en ella.

Podría aquí quejarme amargamente e invitar a la reflexión acerca del hecho objetivo de que la única responsable de un Plan en el centro que tiene que aguantar las burlas, los comentarios insistentes y las críticas no fundamentadas en nuestro instituto es la coordinadora del Plan de Igualdad; pero esto me llevaría mucho tiempo. En lugar de eso, os invito a hacer memoria y análisis crítico sobre las innumerables muestras de lo que digo que, desgraciadamente, tenemos en nuestro panorama político, y una vez más, a que las detectéis en el artículo de Ignacio Bosque.

Dicho artículo, contiene por lo demás, varios errores en la argumentación, como dar por hecho en una discusión premisas que son discutibles y que de hecho forman parte de la propia discusión (esta falacia se llama “de petición de principio”). Pero, si no queréis cansaros con estas profundizaciones, os expongo una mala argumentación, yo creo que fácil de ver:

El académico Bosque, que en todo momento parece defenderse de una acusación de machismo hecha contra él, apoya su argumento en que muchas mujeres intelectuales no se sienten discriminadas por esos usos del lenguaje sexista (o no) que él está criticando. ¿Acaso apelar a la no conciencia de discriminación que tengan las mujeres sobre cualquier hecho puede ser un argumento para negar que ese hecho exista? ¿Si no tengo conciencia de que me están explotando laboralmente, significa eso que no me están explotando laboralmente? Obviamente, no. Y menos aún en lo que a igualdad hombres-mujeres se refiere, toda vez que las grandes transmisoras del modelo patriarcal han sido las propias mujeres.

No es mi intención censurar ni eliminar el debate o la crítica. Creo firmemente en que es el debate de estas cuestiones el que nos ayuda a avanzar y admito toda aquella crítica que pretenda construir. Espero que nos demos el espacio y el tiempo para ello y que eduquemos desde una posición (la que sea) responsable, coherente y acorde con el marco legal en el que todos y todas trabajamos. Visibilizar a la mujer en el lenguaje no tiene por qué ser duplicar las palabras, forzar los usos gramaticales y léxicos, etc. Puede ser simplemente reflexionar con nuestros alumnos y con nuestras alumnas sobre todas estas cosas y posibilitar que tengan un pensamiento crítico con los usos y costumbres sociales (también los de la lengua).

Yo por mi parte, en mis clases digo “el hombre es un lobo para el hombre”, “el hombre es un animal social”… usándolo de manera genérica pero les explico por qué en la filosofía se hablaba del “hombre” para hablar del Ser Humano, y es que, no nos olvidemos que en la cuna de la filosofía, a la mujer no se la consideraba como un ser humano pleno (Platón aparte). Con esto me vale para reflexionar.

Permitidme, sin embargo, que yo sí que siga usando “compañeros y compañeras”. Simplemente porque quiero.

Un saludo,

María.


María López Ruiz
Profesora de Filosofía
Coordinadora del Plan de Igualdad
IES Profesor Tierno Galván

7 pensamientos en “Carta de una profesora sobre el lenguaje sexista

  1. «Permitidme, sin embargo, que yo sí que siga usando “compañeros y compañeras”. Simplemente porque quiero.»

    Eres libre de usar lo que quieras, puedes escribir “compañeros y compañeras”, puedes escribir “compañeros” o puedes escribir “nduisfvsknfe”. Otra cosa distinta es que sea correcto, y en este caso estamos ante una redundancia “innecesaria” (esta es para que quede claro) que viola el principio de economía, que rige nuestro lenguaje y que hizo que el plural neutro y el plural masculino, distinguidos en el latín, acabaran uniéndose en el castellano (no sé en qué momento de la evolución, pero es obvio que en alguno).

    Aparte de la constante redundancia también has cometido otros errores ortográficos (en una carta que se suponía totalmente formal), lo cual puede definir tu nivel como profesional lingüística para modificar la lengua que usamos desde hace siglos cientos de millones de personas. Pero sería tirar de una falacia, y prefiero mantener la argumentación limpia.

    Un saludo.

    Te pido, Rafael del Castillo, que hagas saber a María López Ruiz mi comentario y mi petición de que lo conteste, siguiendo el propio principio que ella misma declara en la carta (“No es mi intención censurar ni eliminar el debate o la crítica. Creo firmemente en que es el debate de estas cuestiones el que nos ayuda a avanzar y admito toda aquella crítica que pretenda construir”). Muchas gracias.

  2. Anónimo o anónima:

    Aunque la invitación al debate era para el profesorado de mi centro que es con el que tengo que construir ese espacio de igualdad que pretendo. Es cierto, que me encanta la racionalidad compartida y con visos de cambio o progreso, es decir, el diálogo. Es por ello que estoy dispuesta a discutir contigo públicamente todo lo que nos apetezca discutir pero para ello es necesario que te identifiques, pues el conocimiento mínimo de la otra persona es para mí una condición necesaria para cualquier intercambio, y mucho más si es de ideas. Mira tú, si para ti es una condición necesaria para la comunicación la correcta ortografía, porque entonces este diálogo puede que no sea posible ya que no me comprometo a ser rigurosa a este respecto.
    Espero que elimines también de tus argumentaciones las descalificaciones personales por dos razones: la primera es que el diálogo se tiene que basar en el respeto al contrincante y si este respeto no existe la discusión no tiene mucho sentido. La segunda es que el tipo de argumento que apela a una descalificación personal del que mantiene la opinión contraria vuelve a ser una falacia, en este caso, la falacia “ad hominen”. Mientras que piensas si quieres seguir discutiendo conmigo, te contraargumentaré que, por un lado, una carta no define mi perfil como profesional lingüística (creo que esto tú mismo o misma lo has tenido en cuenta) pero es que, además, yo precisamente estoy poniendo en cuestión que sean los lingüistas los que tienen derecho excluisvo a modificar la lengua, que como tú dices, hablamos millones de personas desde hace siglos.
    Un saludo,
    María.

  3. María, has dedicado todo tu comentario a contestar casi exclusivamente mi tercer párrafo. Ya dije que no era lo que quería comentar, lo consideré un detalle anecdótico, por eso especifiqué: Pero sería tirar de una falacia. Sé que es Ad Hominem (no es necesario que hagas de profe conmigo, sé lo que me hago), y lo dejé bien claro. ¿Por qué, entonces, dedicas todo tu comentario para atacar eso? No tengo culpa de que no valores la correcta ortografía, ojalá alguien como tú hubiese corregido antaño mis exámenes. Pero bueno, sería absurdo continuar la conversación por ese frente, voy a ser algo más coherente y no voy a continuarla.

    Por si acaso me reitero: no voy a eliminar de mis argumentaciones las descalificaciones personales porque no formaban parte de mis argumentaciones. Como es evidente, si no estaban, no los puedo quitar.

    Sobre lo de querer que me identifique, es absurdo. De querer hacerlo ya lo hubiese hecho; sin embargo no lo he hecho, ergo no quiero hacerlo. Si temes que alguien se haga pasar por mí, no hay problema, Rafael del Castillo puede verificar que el correo electrónico que escribo en su casilla correspondiente (no público) siempre sea el mismo. Por lo demás, no le veo sentido querer conocerme. Estás conversando con unas ideas, quien diga esas ideas es un dato irrelevante. Si lo que temes es que, por no tener tu nivel (aunque tal vez lo tenga) o por no ser mujer, adulto o adulta o español o española (aunque tal vez lo sea), no te comprenda; no pasa nada, en caso de dudar del sentido de algo que hayas escrito lo preguntaré.

    Y por último, y prácticamente lo más importante. El idioma lo modificamos todos, el conjunto de los millones de hispanoparlantes. Los lingüistas, profesionales del idioma, su historia, su evolución, etcétera, adaptan (o tal vez: adaptamos) al castellano las modificaciones que todos realizamos por la propia evolución del idioma, para mantenerlo unido bajo un mismo código en el que todos nos podamos comunicar, que es el verdadero fin de un idioma. Pretender hacer su labor, modificando el código usado por millones de personas, violando sus normas y principios.

    Hay que aclarar que el lenguaje NO tiene dos géneros en el que en uno se incluye a varones y se excluye a mujeres, y otro en el que se incluye a mujeres y se excluye a varones. El lenguaje SÍ tiene el género inclusivo, que incluye a varones y mujeres; y el exclusivo, que incluye solo a mujeres.

  4. Al final del penúltimo párrafo quise decir: “Pretender hacer su labor, modificando el código usado por millones de personas, violando sus normas y principios, es dañino para todo el idioma y el código común que utilizamos cientos de millones de personas, creando problemas de comunicación, como confusiones, que violan lo más importante de cualquier lenguaje: permitir la comunicación entre personas.“. Por algún motivo no se ha publicado, tal vez lo haya borrado sin querer.

  5. El escritor Fernando Aramburu escribe en su blog sobre una presentación de su libro:

    “Me flanquearon hembras a la mesa. Estaba, pues, como en casa. Es que congenio con el rebaño cuando es bello y huele bien.”

  6. PENSABA QUE EL FEMINISMO CONSISTÍA EN APRECIAR LAS LENGUAS CLÁSICAS, COMO EL LATÍN, EL GRIEGO, Y NO GASTAR DINERO PÚBLICO EN INFAMES GUÍAS DE LENGUAJE NO SEXISTA. CREÍA QUE EL FEMINISMO CONSISTIA EN LUCHAR CONTRA EL ABORTO SELECTIVO DE NIÑAS EN LA INDIA, FALTAN MILLONES DE NIÑAS EN ESE PAÍS. ESTABA CONVENCIDA DE QUE EL FEMINISMO CONSISTÍA EN CONSEGUIR QUE LA EDAD PARA TENER RELACIONES SEXUALES CONSENTIDAS SUBIERA HASTA LOS 18 AÑOS. MÁS QUE NADA, SE PONE ESTA EDAD, PARA QUE LOS MENORES DE EDAD TENGAN TIEMPO PARA ACABAR LA SECUNDARIA, EL BACHILLERATO. PERO DEBIDO A LA LEGISLACIÓN SOCIALISTA DE ZAPATERO, TODA ESA BARRERA HA SIDO ELIMINADA. EN ESPAÑA, NINGUNA FEMINISTA PODRÍA DECIR NADA SOBRE PERSONAJES COMO BERLUSCONI, COMO SI SE ACUESTA CON PROSTITUTAS DE 16 AÑOS, O DE 15 AÑOS. ESA BARRERA, BENEFICIABA SOBRE TODO A LAS NIÑAS, PORQUE SINO, SE LAS CASARIA NADA MAS LLEGAR A LA PUBERTAD, O INCLUSO ANTES, Y A TENER HIJOS DESDE LA EDAD DE 10 AÑOS.
    CREÍA QUE EL FEMINISMO CONSISTIA EN LUCHAR POR LA LIBERTAD PARA ESCOGER EL IDIOMA DE LA ENSEÑANZA.
    AHORA, EL PARTIDO POPULAR, PLANEA DARLE UN CAÑONAZO A LO POCO QUE QUEDA DE LAS LENGUAS CLÁSICAS, EL LATÍN, EL GRIEGO. EL PARTIDO SOCIALISTA DE FELIPE GONZÁLEZ YA LE PEGO UN CAÑONAZO AL ANTERIOR SISTEMA EDUCATIVO.
    Y A LAS FEMINAZIS DE ESPAÑA, NI SE LAS ESPERA NI VAN A DECIR NADA.

  7. ESO SI, EN LOS COLEGIOS PUBLICOS, SEGURO QUE APARECERA ALGUN PROFESOR PROGRESISTA, QUE SE ENCARGUE DE ENDOSAR A LOS ALUMNOS LAS ESTUPIDAS GUIAS DE LENGUAJE NO SEXISTA. MAGNÍFICO, MARAVILLOSO, PLANEAN SUPRIMIR LO POCO QUE QUEDA DE LATIN, DE GRIEGO, NO SE PUEDE ESCOGER EL IDIOMA DE LA ENSEÑANZA EN LA EDUCACION.
    Y LOS LABORATORIOS FARMACEUTICOS HACIENDO NEGOCIOS A COSTA DE LAS MUJERES, DESDE LOS 16 AÑOS, Y TODO, DEBIDO A LOS MAYORES MACHISTAS E IGNORANTES QUE HAY EN ESPAÑA, LOS DEL PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL, O COMO SE LLAMEN AHORA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *