Imagínate que construyen un muro que te impide, o dificulta muchísimo, ir a trabajar, ir al instituto, al médico, etc… Seguro que ni se te pasa por la cabeza que algo así pueda producirse, y habrá alguno/a que incluso vea esto como algo de ciencia-ficción.

Pues resulta que en Cisjordania es una realidad, ayer se cumplieron tres años de la construcción de el muro de la vergüenza de 700 km. de longitud y más de 500 controles de acceso por parte de las autoridades de Israel. Muro que sido calificado de ilegal por el Tribunal Internacional de Justicia, pero desde Israel se hace caso omiso a esta resolución, pareciera como si sólo se nos llenase la boca exigiendo legalidad internacional cuando hablamos de países como los que a todos se nos pasan por la cabeza, pero con otros, como Israel, la cosa se relativiza.

Israel contruyó este muro «para defenderse», pero lo que ha conseguido es alimentar el odio existente, principal valuarte de la cantera de fanáticos violentos capaces de realizar los atentados que ya conocemos. Además este muro provoca el confinamiento de los palestinos en zonas aisladas que les obstaculiza el acceso al trabajo, a los centros de salud o a los centros docentes. Es un atentado contra los derechos humanos.

Más información:

9 pensamientos en “

  1. No entiendo porqué el muro que hace EEUU para asegurar sus fronteras legales con México puede considerarse una «violación flagrante de los derechos humanos», ya que no impide la libre circulación de personas que quieran abandonar el país (como el antiguo muro berlinés) sino sólo impedir que entre alguien (es decir, millones) de forma ilegal.

  2. La libre circulación de personas es un derecho humano
    (artículo 13). «Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado», así como «a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país» con posterioridad. Es un derecho que podríamos calificar de «polémico» desde la perspectiva de los países de acogida y desde los criterios propios de la regulación de fronteras, para evitar los desajustes propios de la inmigración descontrolada… Pero es un derecho al fin y al cabo.
    Eso, sin olvidar los «efectos colaterales» de la valla entre México y Estados Unidos, resultado de la acción de grupos paramilitares, patrullas y mafias que actúan con impunidad entre los recien llegados o los aspirantes a cruzarla: violaciones, muertes, persecuciones, «desapariciones»… Todo lo que ocurre allá cada día sin que sea noticia.
    Aquí van algunos ejemplos:

    http://www.sinfronteras.org.mx/seguridad/dhmigracion.pdf
    http://www.ipsnoticias.com/interna.asp?idnews=31374
    http://www.americaeconomica.com/numeros4/313/reportajes/3Carolina313.htm
    http://www.spanish.xinhuanet.com/spanish/2006-05/16/content_253758.htm
    http://jbcs.blogspot.com/2007/06/4235-muertes-en-la-frontera.html

    Saludos

  3. Hay una profunda confusión en la interpretación que desde «la otra agenda» se da al artículo 13: Tras proclamar el derecho de libre movimiento interno dentro de su Estado, se enuncia el derecho a «salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país». Es evidente que este derecho obliga a cada Estado a no oponerse a la salida de sus nacionales si hay otros paises dispuestos a acogerlos, pero no obliga en absoluto a éstos a acoger a los que quieren entrar en su país. Si yo quiero irme de España el Estado español no puede impedírmelo, pero si ningún país quiere acogerme tendré que quedarme aquí, y ahí no se está violando ningún derecho humano. Por eso los «muros de la vergüenza» son los que impiden salir del país que los construye a los ciudadanos del mismo, no los que impiden la llegada ilegal de ciudadanos de otros territorios. Lo mismo ocurre con el regreso al país del cual se siga ostentando la nacionalidad. Respecto a los «efectos colaterales» del muro estadounidense, no creo que tengan que ver con el muro (a no ser que propongamos la alternativa de dejar pasar a todo el mundo) sino de la tensión existente entre el número de los que quieren entrar y los que el país puede admitir. Saludos.

  4. Gabriel, quizás un debate por esta vía no permita profundizar o acercar posturas… Los derechos humanos no deberían estar sujetos a interpretación. Como dices, sería vergonzoso no dejar salir, pero también resulta así cuando el intentar entrar se paga con la extorsión, la violación o la vida, y especialmente cuando los que pretenden cruzar son víctimas de un sistema injusto del que, por qué no decirlo, también se benefician precisamente quienes le impiden entrar.

    Eduardo Galeano dijo: «Un gran signo de nuestro tiempo: esta tragedia de las fronteras que se abren mágicamente al paso del dinero, al paso de las mercancías, pero que se cierran al paso de los seres humanos, al paso de la gente. La mía es una acusación contra todo sistema que prefiere los objetos, las cosas, a las personas.»

    Los derechos humanos se reducen a una cosa: vivir con dignidad. Y quienes vivimos así no siempre permitimos a los demás que lo hagan.

    Saludos,
    David

  5. La frase de Galeano no me parece acertada, ya que por desgracia el paso de mercancías no está tan abierto como debería. Y eso de preferir hoy día las cosas a las personas es una simple frase, pues el paso de una mercancía supone la satisfacción de una necesidad para la persona que la recibe y el recibir una cantidad de dinero para quien la vende (en suma, sirve a las personas). Respecto a lo del libre paso de personas, sólo pido que David, María o quienquiera que defienda esa postura se exprese claramente y diga: «Se debería dar permiso de residencia a todo el que llegue a un país», y así podríamos hablar de todo lo que se derivaría de esa medida. No creo que se pueda dar lecciones de inmigración a EEUU, país de inmigrantes donde el llamado wasp (anglosajón y protestante) ya ni siquiera es mayoría.

  6. Ya veo adonde quieres llevar el debate, pero no es el tema. Solo dire que el libre paso de personas no es necesariamente dar permisos de residencia a todo el mundo sino quizas no violar sus derechos humanos para impedirles que pasen.

  7. Gabriel, tu tienes toda la razon!

    El muro fronterizo no constituye ninguna violacion a los derechos humanos de nadie!.

    Decir lo contrario es la manera en la que el gobierno esta manipulando la realidad atravez de los medios de comunicacion para ganar apoyo en contra del muro.

    Los Estados Unidos estan en todo su derecho de poner cuanta barda se les antoje! estan en su territorio! le duela a quien le duela!, le pese a quien le pese!

    La construccion de ese muro podria hasta considerarse humanitaria ya que evitaria que miles de inmigrantes pierdan la vida en el desierto al impedirles cruzar. Por otro lado al quedarse en Mexico esos inmigrantes se verian forzados a luchar por su pais EN SU PAIS!

    La realidad en cuanto a la cuestion de la inmigracion ilegal es que Mexico es el principal culpable de esta situacion al darle la espalda a miles de Mexicanos y desvergonzadamente alentarlos a que se metan a la fuerza a Estados Unidos arriesgando sus vidas! todo con tal de recibir las divisas que estos envian a sus familias y que son inyectadas en la economia nacional!

    La sangre de cada indocumentado que ha muerto al cruzar la frontera esta en las manos de todo politico Mexicano! ellos son los unicos culpables de esto y le estan echando la culpa a los Estadounidenses!

    No apoyen a la inmigracion ilegal!. Exijan al gobierno de Mexico una mejora en la calidad de vida ESE ES SU VERDADERO DERECHO HUMANO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *