Seguimiento de Accion Urgente sobre PENA DE MUERTE en ESTADOS UNIDOS

AU: 245/09 Índice: AMR 51/105/2009 Fecha de emisión: 24 de septiembre de 2009

SE AMPLÍA LA SUSPENSIÓN TRAS LA EJECUCIÓN FALLIDA EN OHIO (ESTADOS UNIDOS DE AMERICA)

Un juez federal estadounidense ha ampliado en dos meses la suspensión de la ejecución de Romell Broom. Romell Broom, afroamericano de 53 años condenado a muerte, fue sometido a un intento fallido por parte del estado de Ohio de administrarle la inyección letal el 15 de septiembre.

El juez Gregory Frost, del tribunal federal de primera instancia para el Distrito Sur de Ohio, dictó el 18 de septiembre una orden por la que suspendía la ejecución de Romell Broom hasta el 28 de septiembre. En otra orden emitida el 22 de septiembre, el juez Frost amplió en dos meses esta suspensión. La orden actual expira a las 11:59 de la noche del 30 de noviembre de 2009.

El 18 de septiembre, los abogados de Romell Broom presentaron ante el tribunal federal de primera instancia un recurso para impedir que el estado de Ohio volviera a intentar ejecutarlo de nuevo, o al menos “intentar ejecutarlo de nuevo utilizando los mismo procedimientos y protocolos defectuosos e inconstitucionales que utilizaron el 15 de septiembre de 2009”. Según alegaron, el intento fallido, en el que el equipo de ejecución intentó una y otra vez de manera infructuosa encontrar una vena utilizable a través de la cual administrar la inyección letal al preso, “fue una forma de tortura que expuso a Broom a la perspectiva de una muerte lenta y prolongada”. Entre otras cosas, el recurso alega también que, antes del intento de ejecución, “a Broom se le negó el derecho a consultar con su abogada en privado”, y que, cuando se hizo patente que el proceso de ejecución fallaba, a su abogada se le negó el acceso a Broom, y a él se le negó el acceso a la abogada. Romell Broom ha firmado una declaración jurada en la que recuerda el intento del estado de ejecutarlo (véase la siguiente página).

Romell Broom lleva en el “corredor de la muerte” casi un cuarto de siglo. Fue condenado a muerte en 1985 por la violación y asesinato de Tryna Middleton, de 14 años, cometido en septiembre de 1984. Tras confirmarse en apelación la condena de muerte, Broom trató de sumarse a una demanda judicial que impugnaba la constitucionalidad del proceso de inyección letal de Ohio. Sin embargo, los tribunales rechazaron su intento, alegando que la impugnación estaba fuera de plazo y debería haberse presentado antes.

NO SE REQUIEREN NUEVAS ACCIONES POR EL MOMENTO. NUESTRO AGRADECIMIENTO A QUIENES ENVIARON LLAMAMIENTOS.

INFORMACIÓN ADICIONAL

En una declaración jurada realizada el 17 de septiembre, Romell Broom describió lo que le había sucedido dos días antes, mientras el estado se disponía a matarle. Recuerda que, tras denegársele su apelación federal final, el alcaide de la prisión fue a su celda y “me leyó la orden de ejecución”. A continuación, un enfermero y una enfermera trataron de encontrar una vena utilizable. “La enfermera trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo izquierdo. El enfermero trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo derecho. Después de esos seis intentos, me dijeron que íbamos a hacer un descanso.”

Tras un descanso de unos dos minutos y medio, la enfermera trató de nuevo de acceder a una vena en el brazo izquierdo de Broom. Él recuerda que “debió de alcanzar un músculo, porque el dolor me hizo gritar”. El enfermero volvió entonces al brazo derecho. Al principio pareció conseguir acceder a una vena, pero cuando intentó insertar la sonda intravenosa, “la perdió, y la sangre me empezó a correr por el brazo”. El equipo hizo entonces otro descanso. Para entonces, Romell Broom afirma que sufría “un gran dolor”.

Después de aplicarle toallas calientes en el brazo izquierdo y masajeárselo, el enfermero “trató de acceder una vez más a las venas en el centro del brazo izquierdo, y tres veces más en la mano izquierda”. Romell Broom recuerda que el enfermero comentó que “el consumo de heroína me había afectado a las venas”: “Me disgustó el comentario, porque nunca he consumido heroína ni ninguna droga intravenosa”.

La declaración jurada de Romell Broom continúa diciendo que trató de ayudar al equipo de ejecución “ayudándoles a atar mi propio brazo”, y “un funcionario de prisiones se acercó, y me dio unos golpecitos en la mano para indicar que él también veía la vena y tratar de ayudar al enfermero a localizarla”. La declaración recuerda que entonces “el jefe del equipo de ejecución me dijo que íbamos a tomarnos otro descanso, y me volvió a decir que me relajara”. En ese momento, “me disgusté mucho. Me eché a llorar, porque me dolía, y tenía los brazos hinchados. Los enfermeros me estaban clavando agujas en zonas que ya estaban amoratadas e hinchadas”. Romell Broom pidió que le dejaran hablar con su abogada, pero le denegaron la petición.

Romell Broom afirma que la “enfermera jefe” entró en la sala y “trató de acceder a las venas en el tobillo derecho”. Al parecer, la aguja tocó el hueso, y “fue muy doloroso”. La enfermera jefe intentó entonces acceder a una vena en la parte inferior de la pierna derecha, al mismo tiempo que el enfermero trataba de acceder a una en el tobillo derecho. Al fracasar estos intentos, la enfermera jefe salió de la sala, llevándose una aguja. El enfermero intentó entonces dos veces localizar venas de acceso en la mano derecha de Broom. Para entonces, según Romell Broom, “parecía que se habían dado por vencidos respecto al brazo izquierdo, porque lo tenía morado e hinchado”. El nivel de dolor, según recuerda, “estaba en su punto máximo” en esos momentos: “Me habían hurgado por lo menos 18 veces en un montón de sitios”. Entonces, el intento de ejecución finalmente se abandonó.

Cuando realizó la declaración, Romell Broom se enfrentaba a la ejecución el 22 de septiembre. En la declaración jurada manifiesta: “La espera para volver a ser ejecutado es angustiosa. Me aterra pensar que el estado de Ohio tiene intención de causarme el mismo dolor físico la próxima vez. Tengo constantemente en la cabeza que la semana que viene tendré que someterme a la misma tortura a la que el estado de Ohio me sometió el martes 15 de septiembre de 2009, porque no ha habido ningún cambio en el protocolo de ejecución de Ohio, y tampoco ha habido ningún cambio en mis venas”.

Si recibe contestación de una autoridad, envíenos el original o una copia, por favor, lo antes posible (ref.: «Equipo AAUU – Respuesta»). Sólo es necesario que indique en el reverso de la misma el número que tiene la Acción Urgente a la que le han contestado (por ejemplo «AU 25/99» o bien «EXTRA 84/99»). No es necesario que nos envíe copia de su propia carta. Si no desea que le enviemos un acuse de recibo, indíquenoslo también en el dorso con las palabras «No acuse». Gracias por su colaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *