Aquel 11-S: Chile en el recuerdo

chile11s

El avance informativo de la televisión anuncia la muerte de Augusto Pinochet y no puedes evitar que te invada una sensación agridulce, pues la alegría ante la desaparición de unos de los personajes más odiosos del siglo XX queda empañada por la impunidad con la que abandonó este mundo, muriendo -al igual que el asesino Franco del que se sentía discípulo â?? no en la celda de la prisión que le correspondía sino en la cama.

Y sin darte cuenta, retrocedes a una ya lejana adolescencia, otoño de 1974, en un pueblo mal urbanizado del cinturón industrial barcelonés, preñado de andaluces y extremeños, hasta que aparecen los rostros cobrizos de Gustavo y Ezequiel, estudiantes de Medicina y Derecho, activos militantes a favor del gobierno de Unidad Popular de Salvador Allende, uno en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, otro en el Partido Comunista Chileno; que han visto truncadas sus carreras universitarias para convertirse en bisoños peones de la metalúrgica en la que trabaja mi hermano mayor, recién llegados con lo puesto tras huir de un país sombrío y militarizado, conociendo el ya trágico destino de unos pocos compañeros pero ignorando la situación de tantos familiares y amigos detenidos, desaparecidos o , al igual que ellos, arrojados a cualquier rincón del planeta en la inesperada diáspora.

Y cerrando los ojos surge la olvidada habitación del piso suburbial en la que, a media voz que a veces se convierte en susurro, unos LPs de vinilo nos recuerdan como era la calle mojada recorrida por Amanda camino de la fábrica (y nos indignamos por el destino de Victor Jara y de tantos â??victor jarasâ? anónimos â?? tragedia, calvario y muerte â?? en el Estadio Nacional) o que â??el pueblo unido jamás será vencidoâ?, pese a que su camino esté alfombrado de derrotas, mientras coreamos a Quilapayún o nos envuelve la cálida voz de Pablo Milanés para hacernos pisar nuevamente las calles de Santiago ensangrentada y puede que retornen los libros y las canciones que quemaron las manos asesinas, pero la ensoñación se cierra y ya sabes que el pueblo renacido de sus ruinas no hará pagar sus culpas a los traidores.

Y entonces caes en que todo ocurrió un 11 de Septiembre y que esa fecha existía antes de que se apropiaran de ella los estadounidenses. Y que en aquel 11-S hubo terrorismo, asesinatos y un pueblo entero encarcelado por una minoría. Y a la cabeza de los verdugos, como ideólogo, patrocinador e impulsor estuvo el gobierno de Washington controlando a los matones disfrazados de Junta Militar,- jaleados por el conservadurismo más rancio-, aplicando a sangre y fuego la receta de â??Sudamérica patio trasero del Imperioâ?.

Y allí estaba Kissinger para respaldar que no se podía dejar a un pueblo convertirse en â??comunistaâ? por los votos aunque para ello debiera utilizarse la fuerza, para actualizar el añejo dicho se le aplicaba al nicaragüense Somoza y a cualquier dictador dispuesto a seguir sin pestañear las órdenes de la CIA; â??es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de putaâ?.

Aunque se silbase mirando para otro sitio, no queriendo escuchar los gritos desgarrados de los torturados, ni oler el sadismo de los torturadores pues necesitaban crear ,como experimento de laboratorio político, un país quebrado y asustado en el que aplicar las alucinadas recetas económicas de la escuela de Chicago, más tarde popularizadas con el nombre de â??Neoliberalismoâ?.

Y se potenció el mismo modelo por todo el cono Sur, campando a sus anchas los perros sin collares, una vez que el amo estadounidense les había soltado la cadena, por Brasil, Paraguay â?? veterana y adelantada-, Uruguay o Argentina en una multinacional del crimen de estado ideado desde la Casa Blanca, el Pentágono, con clases teórico â??prácticas en la escuela militar de Las Américas de Panamá, que se llamó â??Operación Condorâ?. Y aunque nos estremezca el â??tango de las madres locasâ?? de Carlos Cano o nos ponga la piel de gallina la â??Primavera para una esquina rotaâ?? de Benedetti, no podemos dejar de pensar que esas décadas trajeron , junto a la honestidad de Liber Seregni, militar demócrata uruguayo, prefiriendo la cárcel al golpismo o la osadía que da la desesperanza de las Madres de la plaza de Mayo, decenas de miles de muertos, centenares de miles de exiliados, millones de vidas rotas y un subcontinente arrasado para que los mismos de siempre, a veces hasta obsequiados con las visitas del Papa viajero, mantuvieran su estructura de poder.

Y todo ello comenzó en buena parte un 11 â??S. Y ese año de 1973 lleva en la fecha, una carga de dolor y desesperanza infinitamente mayor que las atrocidades posteriormente ocurridas en Nueva York, por lo que no se merece el olvido y la postergación a la que hoy se ve sometido.

Ni que caigamos en el juego del â??Muerto el perro se acabó la rabiaâ? cuando siguen mandando quienes se beneficiaron de las tiranías, que por no pedir, ni pidieron un simple perdón, limitándose a cumplir la orden del mentor: Otra vez toca jugar a la democracia formalâ? e intentar hacer creer que habían cambiado para que nada cambiase.

Y mientras el locutor desgrana datos sobre la vida sin milagros del fallecido, intento homenajear el asidero de la memoria, la fuerza que hizo posible seguir viviendo a los prisioneros de los campos de concentración nazis cuando se impusieron la tarea de recordar lo que pasaron y recordárselo a otros, pues el triunfo máximo del Fascismo es la ausencia de recuerdos, el olvido consciente de las víctimas. Por ello, lleno una copa de fino â??el Patoâ? y disfruto masticando el poema de Mario:

Vamos a festejarlo
vengan todos

los inocentes
los damnificados
los que gritan de noche
los que sufren de día
los que sufren el cuerpo
los que alojan fantasmas
los que pisan descalzos
los que blasfeman y arden
los pobres congelados
los que quieren a alguien
los que nunca se olvidan

vamos a festejarlo
vengan todos
el crápula se ha muerto
se acabó el alma negra
el ladrón
el cochino
se acabó para siempre
hurra
que vengan todos
vamos a festejarlo
a no decir
la muerte
siempre lo borra todo
todo lo purifica

cualquier día
la muerte
no borra nada
quedan
siempre las cicatrices

hurra
murió el cretino
vamos a festejarlo
a no llorar de vicio
que lloren sus iguales
y se traguen sus lágrimas

se acabó el monstruo prócer
se acabó para siempre
vamos a festejarlo
a no ponernos tibios
a no creer que éste
es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo
a no volvernos flojos
a no olvidar que éste
es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo
a no volvernos flojos
a no olvidar que éste
es un muerto de mierda.

Juan Rivera.

15 pensamientos en “Aquel 11-S: Chile en el recuerdo

  1. Con profundo respeto para el dolor de las víctimas de la represión pinochetista, quiero hacer las siguientes precisiones:a) El Movimiento De Izquierda Revolucionario (MIR) cuyo declarado propósito era establecer el socialismo mediante la lucha armada, jamás apoyó al gobierno de Allende. El partido Comnista sí era uno de sun máximos apoyos, al mismo tiempo que se identificaban plenamente con las dictaduras del Este y la castrista. b) Al contrario que Franco, Pinochet no ha muerto en el poder, que abandonó hace 16 años, aunque sí en la cama (¿dónde se esperaba que muriese?), tras estar detenido más de 1 año en Londres y sujeto a arresto domiciliario en Chile. c) La participación de EEUU en el golpe del 11-9-1973 jamás se ha documentado. En cuanto a Kissinger, era el máximo exponente de la teoría del «realismo», que exigía aceptar el comunismo como sistema con el que convivir, y ponerle alfombra roja a su paso (Vietnam, ex-colonias africanas de Portugal, el mismo Portugal según declaraciones de Mario Soares al «El País» hace 1 año, etc.). d) Las teorías económicas de la «Escuela de Chicago» (Milton Freedman) han permitido a centenares de millones de asiáticos adquirir unas condiciones de vida con las que no podían ni soñar (Corea del Sur, verbigracia).

  2. Algunas precisiones: 1) El artículo sólo pretendía ofrecer un recorrido sentimental, nunca un tratado histórico. Cualquier persona minimamente informada sabe que los firmantes de la Unidad Popular fueron el Partido Socialista, el Partido Comunista, el Radical y dos escisiones de la democracia Cristiana ( MAPU e IC ).. Efectivamente el MIR que tenía como modelo la lucha cubana, no participa como miembro pero se simplifica totalmente la historia cuando no se tiene en cuenta que:
    a) El MIR saluda el inesperado -para ellos -triunfo electoral de UP » Se abre un nuevo periodo histórico para los trabajadores… es un nuevo avance para conquistar el poder…» b) Al producirse fricciones con los miembros de la Brigada comunista «Ramona Parra» que termina con la muerte del militante del MIR Arnoldo Ríos, la dirección impone un pacto de no agresión con el PC c) Salvador Allende en diciembre de 1970 libera a dos docenas de militantes del MIR encarcelados y otorga la amnistía para que la organización pueda trabajar en la legalidad d) Al máximo dirigente del MIR Miguel Enríquez, más tarde muerto en un enfrentamiento armado -1974- con los esbirros de Pinochet se le ofreció la incorporación del MIR a la UP con un ministerio ( Salud Pública) e)Se producen conversaciones al más alto nivel para la posible incorporación del MIR a la UP a comienzo del 71, abril del 72 y junio del 73 e) El MIR optó por la independencia política manteniendo un » apoyo crítico» al gobierno
    2) Considerar que Pinochet estuvo » detenido» en Londres y » arrestado» en su país suena como mínimo a sarcasmo. Evidentemente se suele morir en la cama pero no es lo mismo hacerlo en las habitaciones reservadas de un hospital militar que en una penitenciaría.
    3) EE.UU. ha impuesto en Hispanoamérica su » orden» centenares de veces desde el siglo XIX hasta nuestros días de forma directa -ejército- o indirecta- embajadas , CIA- ( reiteradas invasiones a Nicaragua, enmienda Platt Haiti, Panamá,derribo de Jacobo Arbenz en Guatemala,financiación de la contra nicaragüense, rosario de dictaduras en todo el cono Sur en la década de los 70 -80 … cerrando el ciclo por el momento la intentona frustrada, coordinada según los propios afectados desde la embajada estadounidense, contra el presidente electo Hugo Chávez). Si al hablar de » documentos» entendemos papeles con sellos y certificaciones oficiales estos suelen aparecer sin problemas para cada periodo histórico cada vez que se supera el plazo de tiempo establecido y Whasington los desclasifica.
    4) Me parece legítimo que una persona vea estupendos resultados en la aplicación de las teorías económicas de los » Chicago boys». Tan legítimo es pensar que las tesis de Freedman han » permitido a millones de asiáticos adquirir unas condiciones de vida con las que no podían ni soñar » que pensar que la aplicación del Neoliberalismo ha traído para miles de millones de personas de todo el mundo una degradación tal de sus condiciones de vida que es mejor no pensar en como es su día a día.

  3. Me ha llamado la atención el hecho de que Pinochet ha estado detenido más de un año en Londres y con arresto domiciliario en Chile. Estaba yo pensando dos cosas:

    1.- Me apetece estar un año detenido en el hotel de Londres donde estuvo Pinochet: aprendo inglés, disfruto de la gastronomía inglesa de alto nivel, tengo seguridad privada, habitación de lujo, etc… Nada mal.

    2.- La verdad que también me apetece estar un tiempecito de arresto domiciliario en la mansión de lujo de Pinochet en Chile, y si además me dejan que lleve a mi familia … (los perros los puedo dejar en Córdoba si son molestia).

    El problema es que me da un poco de mal rollo organizar un golpe de estado, tirar gente al océano desde un avión, cargarme un vecindario entero, hacer desaparecer padres, madres, novios/as, etc…

    Si alguien conoce alguna otra manera de conseguir cualquiera de los dos objetivos que me lo diga por favor, me pido un tiempecito de excedencia y a disfrutar de la vida. Pero ¡ojo! aconsejadme bien no vaya a ser que algún defensor de la paz y legalidad mundial me secuestre y me mande a Guantánamo en vez de a Chile.

  4. Me siento un poco abrumado por la mala interpretación de mis palagras. Breves aclaraciones: 1) La referencia al MIR y al PCCh sólo era para recalcar que son dos organizaciones que por su misma esencia no son democráticas, si bien por supuesto ello no tiene nada que ver con el drama humano de los 2 jóvenes llegados a Barcelona. 2) Todo castigo para Pinochet es poco al lado de lo que él provocó. Lo que quería señalar es que se ha avanzado si lo comparamos con la suerte de otros dictadores, que murieron en la cama en el poder (como Franco, y los hermanos Castro van por el mismo camino). 3) La supuesta intervención de EEUU en el golpe no está documentada pese a haberse desclasificado miles de documentos (según se reconocía la semana pasada en El País). Sí lo está, por ejemplo, la intervención para derrocar al dictador derechista Trujillo en la República Dominicana en 1961. 4) Lo que motivó sobre todo mi comentario es que, una vez señalada acertadamente la brutalidad del pinochetismo, se aprovechase para defender una ideología marxista que sólo ha llevado sufrimiento allí donde se ha implantado, y se arremetiese contra la economía de mercado. Esto ya es salirnos completamente del tema, pero sólo señalaré un dato: ¿Por qué todas las hambrunas mortales por millones, desde 1945, se han producido en países comunistas? La China de Mao, la Camboya de Pol Pot, la Etiopía de Mengistu Hailé Mariam (la de la canción «We are the World», de 1985), etc. Digo esto por lo que se dice en el último párrafo sobre degradación de condiciones de vida. Por último, agradecer la hospitalidad de vuestro admirable blog por dejarme expresar mis ideas.

  5. A propósito de la intervención de EEUU en el golpe de Pinochet, he encontrado un artículo de William E. Izarra en el que se demuestra, a partir del informe «Actividades de la CIA en Chile», que ésta desarrolló proyectos secretos para desacreditar a líderes políticos marxistas, especialmente a Salvador Allende; que Nixon, en aquel momento presidente de los EEUU, giró instrucciones para impedir el ascenso al poder de Allende o, en su defecto, planificar su derrocamiento;.que la CIA respaldó activamente a la junta militar, después del derrocamiento del presidente democráticamente elegido, y que algunos de los oficiales de Pinochet que abusaron de los derechos humanos eran agentes de la CIA o miembros de las fuerzas armadas de EE.UU.

    Si queréis acceder al artículo completo, pinchad en esta dirección:

    http://www.aporrea.org/actualidad/a4646.html

    Pero es el punto de vista de las víctimas y sus familiares el que me interesa y me conmueve. ¡Cuántas personas asesinadas o desaparecidas en la dictadura de Pinochet! ¡Cuánta tristeza acumulada! Nada vuelve a ser igual en una casa, tras la desaparición de un ser querido; nunca más se vuelve a celebrar la navidad, como antes. Nuestros desaparecidos -porque son también nuestros- â??están en algún sitio / nube o tumbaâ?, como dice Benedetti, preguntándose, preguntándonos â??dónde queda el buen amor / porque vienen del odioâ?.

    DESAPARECIDOS

    están en algún sitio / concertados
    desconcertados / sordos,
    buscándose / buscándonos
    bloqueados por los signos y las dudas
    contemplando las verjas de las plazas
    los timbres de las puertas / las viejas azoteas
    ordenando sus sueños, sus olvidos
    quizá convalecientes de su muerte privada

    nadie les ha explicado con certeza
    si ya se fueron o si no
    si son pancartas o temblores
    sobrevivientes o responsos

    ven pasar árboles y pájaros
    e ignoran a qué sombra pertenecen

    cuando empezaron a desaparecer
    hace tres cinco, siete ceremonias
    a desaparecer como sin sangre
    como sin rostro, y sin motivo
    vieron por la ventana de su ausencia
    lo que quedaba atrás / ese andamiaje
    de abrazos cielo y humo

    cuando empezaron a desaparecer
    como el oasis en los espejismos
    a desaparecer sin últimas palabras
    tenían en sus manos los trocitos
    de cosas que querían

    están en algún sitio / nube o tumba
    están en algún sitio / estoy seguro
    allá en el sur del alma
    es posible que hayan extraviado la brújula
    y hoy, vaguen preguntando preguntando
    dónde carajo queda el buen amor
    porque vienen del odio

    Cuando leo estos versos o los oigo en la voz de su autor, Mario Benedetti, un profundo sentimiento de solidaridad se apodera de mí y me hace retroceder a la época de la que hablas, Juan, a mis años de universidad, que para mí y la mayoría de mis compañeros tuvieron un sentido ético: la lucha por la libertad en España. La llegada de Salvador Allende a la presidencia de Chile la recibimos con alborozo, porque en él depositamos nuestros ideales de un mundo más justo y solidario, que eran los que queríamos ver materializados en nuestro país. Por eso, el golpe de estado de Pinochet nos afectó tanto, suponía la frustración de esos ideales. Desde ese momento, 11 de septiembre de 1973, cuando criticábamos al dictador chileno, estábamos criticando también a Franco, sus víctimas eran nuestras víctimas, sus torturados los nuestros� Una ola de solidaridad con el pueblo chileno se extendió por las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres; escuchábamos con pasión las canciones de Víctor Jara y Quilapayún; leíamos con avidez y discutíamos los artículos de Haro Tecglen sobre Chile, publicados en Triunfo�

    En España nos libramos de la dictadura, cuando murió Franco, en 1974; pero lamentablemente en Chile tuvieron que esperar 14 años más, hasta 1988, fecha en que Pinochet perdió el referéndum para decidir si continuaba como presidente de su país. En el camino ha dejado más de 3.000 muertos y desaparecidos, además de otros miles que sufrieron torturas y prisión, según informes oficiales. Motivos más que suficientes para haberle juzgado y condenado; pero parece que los gobiernos de Inglaterra, Estados Unidos y España no estaban demasiado interesados en ello. Al final, sólo nos queda el consuelo de su desaparición.

  6. Me parece loable que Gabriel Manzaneda defienda » su visión » del mundo, la cual leo con interés pero sin darle mayor valor que a la mía o a las de otras personas y creo que en su último comentario pone sobre la mesa elementos ideológicos que nos llevarían a otro debate distinto al que pretendía un artículo de recuerdos como » Aquel 11 -S «. Como entre mis pretensiones no está la de eternizar un debate que podría terminar en un diálogo de sordos, cierro mi turno con varias puntualizaciones, unas sobre el artículo, otras sobre algunas de las afirmaciones que tocan elementos ajenos al artículo.
    A ) Sobre el artículo.Para quienes estén interesados en averiguar la posible intervención estadounidense en el golpe de estado de Pinochet, propongo empezar por volver a ver las inolvidables » Missing » protagonizada por Jack Lemmon y «La batalla de Chile» de Littin, para continuar navegando por internet recabando información del comportamiento en la época de la multinacional ITT, la compañía Braden Copper, la gestación del » lock out» patronal, las huelgas de camioneros y de la minería -» El Teniente»… y terminar repasando algún testimonio directos como las del abogado socialista español y colaborador de Allende, apresado durante el golpe, Joan Garcés – y si es posible su magnífico libro » Soberanos e intervenidos»- o, dada las referencias que se han hecho en estos cruces argumentales al periódico » El País», los artículos del sábado 16 de diciembre y domingo 17 firmados respectivamente por el nada sospechoso de radicalismo ni «antiestadounidensismo» ex ministro José Bono y por Ernesto Elkaizer. Con estas mimbres, que cada cual establezca sus propias conclusiones.
    b) Relacionadas tangencialmente con el artículo. Haciendo de exégeta voluntarioso, Gabriel saca de la manga una » defensa de la ideología marxista que sólo ha llevado sufrimiento…» cuando en el artículo lo que se defendía era la legalidad de un gobierno que llega al poder con los votos (36,3% en septiembre del 70, un 43,4 % en las legislativas de 1973 y un 51 % en las municipales del 71) y es arrojado por las armas. En ningún momento hago «profesión de fe» ideológica,. aunque eso no quita que me guste el apellido Marx en su dos vertientes, la de Carlos y la de Groucho.
    c) Fuera del artículo
    1) Hambrunas. Podríamos hacer un interesante estudio por las hambrunas en la Historia contemporánea, pero sin necesidad de acotar un periodo concreto, con amplitud de miras y aunque no entremos en la miseria que recorrió la sociedad europea durante el siglo XIX por la aplicación de un modelo social que tiene su referencia en la revolución industrial y las teorías del libre mercado (ejemplos estelares en la hambruna irlandesa del 48 o la emigración masiva hacia América de italianos y españoles ) abriríamos boca con el trabajo de investigación de Mikes Davis» Historia del último holocausto victoriano 1870-1900″ y su estudio sobre China, Brasil e India, seguiriamos viendo el costumbrismo religioso de las primeras décadas del siglo XX con las mesas petitorias y sus huchas con la cabeza del niño negrito y del niño chinito, por supuesto se estudiaría el periodo Mao o la alucinación asesina de Pol Pot ( en el poder hasta que es expulsado del mismo por Vietnam) y el hambre en Etiopía pero no sólo hasta el periodo de Mengistu Hailé Mariam, podemos llegar hasta nuestros días con los llamamientos ( BBC, 2002 ) del primer ministro Meles Zenawi donde habla de 6 millones de desnutridos que pueden llegar a 15 millones, las declaraciones de Geldorf ( BBC ) : » Los programas de superación de las hambrunas de las pasadas décadas no han funcionado», de los 14 millones de etíopes subsistiendo en 2003 gracias a los programas de ayuda internacional y para ampliar la visión del África subsahariana , releer la denuncia de Manos Unidas o Intermon -Oxfam ( 2004 ) sobre Niger ( 3.5 millones de afectados), Malí ( 2.2 millones ) o el programa de Acción contra el hambre de nuestros días en Sudán. Y así, hasta conseguir, parodiando a Ende, » La lista interminable», cuyo ejemplo práctico nos lo plasman día a día los cayucos y aviones que han desembarcado en los últimos años a más de 4 millones de personas, sin papeles, en nuestro país huyendo de sus condiciones de vida Y puede que lleguemos a la conclusión de que las hambrunas no van ligadas a una sola visión del mundo.
    2) «Esencia no democrática del PC chileno y del MIR «. Sin entrar a definir lo que entendemos como democracia ( ¿votación formal cada cuatro años ?, ¿participación activa de la ciudadanía en la toma de decisiones colectiva?..) se pone sobre la mesa una interesantísima reflexión que, al igual que la anterior , podría dar mucho juego, tanto que nos permitiese abrir un seminario permanente que con el título » Tarro de esencias » mostrase algunos frascos:
    a) ¿ Tienen » esencia democrática » los partidos comunistas y socialistas aunque pregonen la toma del poder político por voluntad popular y votación o adolecen de un pecado original, gen o estigma, que lo impide?
    b) ¿ Tiene en cambio ´»bula democrática» las formaciones políticas que se reclamen herederas del liberalismo ecónomico y su formulación política, pese a que apostaron a lo largo de la Historia primero por un limitación del sufragio en función de la capacidad económica – censitario.- luego en función del sexo – universal masculino – hasta llegar, gracias a las movilizaciones populares, desde el Cartismo, al sufragismo, pasando por el movimiento obrero , a conceder el sufragio universal?
    c) ¿ Es compatible » la esencia democrática» de las ideologías que se sitúan en el ámbito demócrata -cristiano con la supeditación a un modelo de estructura de poder teocrática y absolutista como la encarnada por la Iglesia?
    d)¿ Adquirió suficiente » esencia democrática » la derecha que se benefició de la dictadura franquista, se espantó de la Constitución de 1978, mantuvo como modelo a seguir en sus fundaciones de pensamiento a Cánovas del Castillo – hoy integrada en el conglomerado FAES – e incluso hoy siembra dudas sobre las votaciones del 14 de marzo ?
    e) ¿ Perdieron algo de » esencia» los democráticos países implicados en la invasión ilegal de Irak, pese al costo de centenares de miles de vidas?.
    f) ¿ Mantenemos la » esencia» las ciudadanías y gobiernos occidentales cuando, en aras del combate contra el terrorismo, miramos para otro lado al oír Guantánamo, o secuestros, o vuelos ilegales?
    g) Y así podríamos continuar con un muestrario hasta darle la vuelta varias veces al alfabeto para concluir que sobre » perfumes» el gusto es amplio y variado

  7. Aunque siento que estoy abusando un poco de la generosidad del blog, me veo obligado a precisar algunas cosas cerrando mi turno: a) La ayuda de EEUU a la oposición democrática no se ha discutido nunca, sino su participación el el golpe militar. Parece lógico pensar que en aquella turbulenta época, a nivel mundial, se prestase atención a la deriva de un gobierno sostenido por unos partidos que no se recataban en declarar superada la democracia formal y buscar la «democracia popular». Missing es una película que insinúa el apoyo estadounidense al golpe, pero no aporta ningún detalle sobre el mismo. El magnífico reportaje «La batalla de Chile», de Patricio Guzmán (no sé si Littin hizo otro o es un simple baile de nombres de directores), según recuerdo, aporta en concreto sólo el hecho de dinero yanqui para el grupo ultraderechista «Patria y Libertad», que por su carácter ultranacionalista y ciertas fuentes ideológicas de las que bebía no debía ser muy del agrado de Washington, y menos de Kissinger (tendré que repasar este dato, así como otras fuentes que agradezco que citéis y que no conocía) No obstante, recuérdese donde fueron muchos de los exiliados (y pudiendo desarrollar plenamente su oposición al pinochetismo, como en su día Prío Socarrás pudo conspirar contra Batista desde Miami). Por cierto: 170.000 exiliados con Pinochet, 2 MM con Castro. . b) Cuando se programó el referido documental, en Septiembre de 1983, en la Diputación de Córdoba, se repartió un folleto explicativo de lo que íbamos a ver, redactado por los mismos que lo hicieron, y entre otras cosas se establecía que había 2 tendencias en la UP: La legalista (PC, Partido Radical y Mapu Obrero y Campesino), que buscaba neutralizar a los mandos medios fascistas desde arriba (con Prats y Sepúlveda), y otra, encabezada por el Partido Socialista, que exigía preparar al país para la guerra civil (son palabras textuales), apoyada también por el Mapu (a secas), la OIC y el MIR, que desde fuera de la UP llama a la formación de un «Ejército del pueblo». ¿Es esto un proyecto sensato y democrático? Recuerdo lo dicho por Juan en su primera respuesta sobre el enfrentamiento entre el MIR y el PC, que se saldó con una víctima mortal. Nos dice claramente la forma de actuación política del marxismo-leninismo, incluso en fricciones internas entre diversas ramas. ¿Qué no harían con los opositores? También es necesario recordar aquí, pues afecta a lo que en la mente de muchos sigue siendo el motivo de la animadversión norteamericana contra Allende, que la declaración de la explotación del cobre como «propiedad imprescriptible del Estado chileno» se aprobó en Julio de 1971, ¡con el apoyo unánime del Parlamento chileno, incluidos la Democracia Cristiana e incluso el Partido Nacional!, y de hecho este sector no se reprivatizó con Pinochet (lo que hizo fue reservar un porcentaje al ejército). Este primer año de Allende se saldó con un buen crecimiento económico (creo recordar que del 5%), y no había clima de enfrentamiento social por el hecho de estatificar el cobre. Lo que quiero decir es que la oposición al gobierno allendista no provenía de una «oligarquía asociada al capital foráneo», como tantas veces se ha dicho, sino que empezó a hacerse potente en el 2º año, cuando se inició la deriva hacia el extremismo no sólo económico sino político-social (recordemos las cifras del retroceso en el apoyo a la UP, del 51% en las municipales del 71 al 43% en las legislativas del 73, donde ya perdieron la mayoría). Volvamos una vez más al inmortal reportaje de Patricio Guzmán, donde se recordará que aparecían grupos de personas abriendo un establecimiento y se decía: «En el negocio de Menganita se han incautado las siguientes mercaderías». ¿Qué poder jurídico tenían para ello? Los negocios así incautados no eran precisamente El Corte Inglés, sino humildes tiendas llevadas con su trabajo por gente de clase media, que se fue enemistando cada vez más con el gobierno. Recordemos también las imágenes de la última manifestación pro-allendista.»El próximo desfile será con fusiles», que confirma las intenciones de guerra civil enunciadas antes. Es obvio que ante estas arbitrariedades una parte muy significativa de la población se sintió totalmente desamparada jurídicamente, y fue nutriendo las filas opositoras e incluso las golpistas (y por supuesto otro sector muy importante era partidario de la Revolución Social violenta). Lo fundamental es: No hay que buscar el enemigo fuera, lo tenían en el propio país. c) Creo que quedaba claro la ideología del autor del artículo, sobre todo por sus referencias a la «democracia formal», los EEUU y el neoliberalismo. ¡A ver si me he equivocado y es del PP! d) Si nos referimos a la historia, admito que bajo los Faraones, que no estaban adscritos al marxismo-leninismo, también hubo grandes hambrunas. Pero en el mundo de los últimos 50 años, aun admitiendo un 14% de desnutridos a nivel mundial, las verdaderamente mortales por millones han sido fundamentalmente en países comunistas o muy cercanos al comunismo. ¿Es capitalista Sudán, con el antiguo partido único Unión Socialista Sudanesa, o su continuador actual, y enfrascado en una guerra a muerte con el Sur por ser cristiano o animista? A este respecto, quiero señalar una cosa: Cuando en la primavera de 1985 se emitieron las terribles imágenes sobre Etiopía, pensé: «Que barbaridad, se le ponen pegas a tal o cual régimen comunista por cuestiones de libertades, pero por lo menos no se mueren de hambre como estos». A lo mejor yo estaba más tonto que el resto, pero juraría que a nivel popular no sabíamos que eso se daba en un país que llevaba 10 años de comunismo puro «científico». E incluso hoy en día mucha gente sigue haciendo comentarios como el referido, y si se le preguntase a la gente de la calle si sabe de la existencia de algún régimen comunista, pasado o presente, en Africa, creo que la mayoría diría que no. Es decir, al contrario que en el resto del mundo, donde se ocultan los crímenes y los desastres del comunismo, aquí lo que se oculta es su carácter de comunismo(se entiende que a nivel popular). En definitiva: Compárese Etiopía (antes y ahora), Angola o Mozambique con Camerún, Kenia o incluso Nigeria y dígasenos cuál está peor. La supuesta solución marxista a los problemas africanos ya se probó, y resultó peor. e) De todas formas, me gusta que se incida en el aspecto de la emigración como el más claro indicador de cuando un país está peor que otro. Para mí está claro: De donde se viene está peor que a donde se va. Ello fue precisamente lo que me quitó la venda de los ojos y me puso a investigar la realidad del comunismo: Es evidente que hay emigraciones de poblaciones de países capitalistas (o al menos no comunistas) a otros países capitalistas más desarrollados, incluso a nivel intrarregional (como dentro de Latinoamérica, o entre el sur asiático y el Golfo Pérsico). También la hay de países comunistas a países capitalistas. lo que no ha habido NUNCA, NUNCA, NUNCA, es emigración de población de países no comunistas a países comunistas, sea cual sea su nivel económico-social. Ello debería ser motivo de reflexión: ¿Por qué cuando se establece en un país o una zona geográfica el comunismo, y cerca hay países «capitalistas», se da por sentado (y en efecto así ocurre) que la emigración se va a producir de los primeros a los segundos? Da igual que sea en Alemania, Corea, China, Indochina (recordemos lo ocurrido a partir de 1975), América (¿por qué hay 15.000 cubanos en la República Dominicana y ningún dominicano en Cuba?), Africa, etc. Tambíen da igual que haya que escapar por tierra, mar o aire. f) Democracia es, como mínimo, elecciones cada 4 años con libertad de elección, así como libertad de prensa: Cualquier mejora que se quiera hacer deberá ser «además de» y no «en vez de» eso. El PC chileno y el MIR no son demócratas porque ellos mismos lo dicen, que su modelo de sociedad no incluye las elecciones, sino que hay que ir a la dictadura del proletariado. Que otros se declaren demócratas sin serlo (o no haberlo sido siempre) es otro problema: El que apoye regímenes sin elecciones libres (y ni siquiera como mal menor temporal, sino como objetivo a alcanzar) no es demócrata. La derecha española es caso aparte, puesto que está acostumbrada a considerarse la dueña del país. Respecto a las violaciones de derechos humanos en EEUU, es cierto que se está retrocediendo con la presidencia de Bush, pero ello nos indica la importancia de las llamadas por muchos «libertades formales» o «burguesas».

  8. Para empezar quiero aclarar que aunque falten los insultos en el comentario, he dedicido suprimirlos porque la inmensa red de internet no da abasto para los minimos adjetivos decalificativos que son necesarios.

    Dicho esto, me gustaria opinar sobre la intervención («anticomunista» para evitar al enemigo nº 1 de aquella epoca) de los estados unidos que tanto han llorado cuando cayeron sus queridas torres con miles de almas en su interior. Ya ves (y si no lo ves, puedes mirar en internet, que para eso estas leyendo esto) como derraman lagrimas por «su» 11-S y que a gusto se quedaron con «ese otro» 11-S que aseguraria que chile no seria de izquierdas con sus consecuencias de… ¿miles de almas? no, muchas, muchisismas mas personas fallecieron bajo su responsabilidad.

    Por cierto, es una buena idea opinar ahora que ha sido tan sonada su muerte y tal, pero hubiese sido mejor si todo el mundo se lo hubiese dicho a la cara cuando estaba vivo, eso podria haber sido parte de la condena que se merece este… digamosle ser culpable.

  9. Margaret Thatcher no fue a visitar a Pinochet en su «retiro» londinense por su inapreciable ayuda al ex-imperio británico durante la guerra de las Malvinas -doblemente traidor entonces, ya que, de ser cierto, traicionaba de este modo a sus compinches en la «Operación Cóndor» (¡láncense al mar los enemigos indeseables!); no, la Dama de Hierro fue a darle las gracias por su gran aportación a la contrarrevolución neoliberal en lo económico y neoconservadora en lo político que a día de hoy nos amenaza con sus cámaras al cabo de cualquier calle de cualquier barrio de cualquier hemisferio del planeta: el laboratorio perfecto para los Friedman y compañía, mano de hierro en la defensa de un modelo económico liberado al fin de los corsetes que imponía la presión de un movimiento obrero que amenazaba con mandar los privilegios de clase al fondo del baúl de la historia. El Estado reducido a su mínima expresión, a su modelo más descarnadamente represivo: dejar hacer, dejar pasar… a los que estén conmigo. ¿A qué suena esto?
    1973: la crisis del petróleo pone en cuestión el modelo occidental de desarrollo y progreso que se ha convertido en paradigma de bienestar en los países desarrollados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En Chile gobierna la Unidad Popular de Salvador Allende. ¿Es posible mayor provocación en ese tiempo y en ese lugar, mientras Kissinger negocia en París -y Nixon ordena bombardear Hanoi- la salida estadounidense del infierno vietnamita?
    1980: con Ronald Reagan en la presidencia, Margaret Thatcher ya tiene equipo: juntos conseguirán que la Historia -con mayúsculas- llegue a su fin -según Fukuyama-; con la caída del muro de Berlín, incluso su querido aliado -pionero donde los haya- caerá… caerá en la cuenta de que es preferible una «semiretirada» a tiempo, ponerse a resguardo de los vaivenes que un futuro que se adivina políticamente correcto podría traer consigo. Y así, el asesino anda suelto hasta que… ¡en Londres!, es detenido… y por un momento, en el mundo renace la esperanza y se vuelve a creer en la posibilidad de una justicia universal siempre aplazada… hasta que al bajar por la escalerilla de un avión, el «inválido» se levanta de su silla de ruedas, se abraza a un tipo que le sostiene y, cual ave fénix, renace de sus cenizas «al pisar su patria»: él ha vuelto a su paraíso y sus víctimas a su infierno.
    2006: se ha muerto. Margaret Thatcher presenta sus condolencias -hay que admitir que la señora es consecuente con su trayectoria-. Esperemos que la Ley también lo sea: los juicios deben continuar.

  10. En vez de manifestar su condena rotunda y sin paleativos sobre la figura de Pinochet, parece que el único interés de Gabriel es dejar clara a toda costa su obsesión anti-comunista, y demostrarnos con datos arrancados a su conveniencia que este o aquel sistema comunista (muchos de los que cita mal llamados así) son la causa de todos los males del mundo. Como Allende era comunista ya parece que Gabriel no se siente cómodo condenando rotundamente a Pinochet, ya tiene que añadir su ‘puntilla’ personal anti-comunista y envenenar el debate con su cruzada obsesiva contra los comunistas– que si, que yo condeno a Pinochet, pero que quede bien claro que Allende era comunista y el comunismo es el demonio–. O como decía anoche un amigo mío, es como si ante el maltrato a una mujer decimos: –sí, está mal que hayan asesinado a esa pobre mujer, pero es que tenía un caracter…— (Por cierto esto me suena al argumento que usan los que justifican el alzamiento militar que dió lugar a la dictadura fanquista con la inestabilidad de la democracia de la segunda república española).

    Pero por desgracia esto es muy frecuente en la escena política actual, envenenar un debate sobre algún tema concreto con visiones parciales partidistas demagógicas que imposibiltan que éste sea fructífero.

    Desde aquí mi más rotunda condena a Pinochet y sus crímenes contra la humanidad. Que continúen los juicios contra sus «compinches» y terminen en la cárcel, y que jamás se repita.

  11. Retomo esta antigua cabecera 6 meses después para indicar que la semana próxima se van a desclasificar miles de documentos relativos a la actuación de la CIA entre 1953 y 1973. Según lo adelantado, parece que le darían la razón a Juan y a Matías, pero ya veremos. A mí me sorprendería mucho que EEUU estuviera mezclado con actuaciones ilegales.

  12. Creo que lo de Juan Rivera es interesante porque rescata la diáspora del mir chileno, que ha sido un manantial de influencias a la izquierda latinoamericana y del mundo, gracias al mito y al aura que su lucha por un Chile igualitario y socialista han generado.
    A la derecha pinochetista le duele, porque no pueden aceptar que ellos mismos han contribuido a generar el mito.
    Creo que la particularidad del Mir chileno es su origen en la capital penquista, que lo ha empapado de las luchas indígenas mapuches. Hoy, la izquierda latinoamericana ha asumido su perfil indígena y americanista desde el levantamiento del zapatismo en
    Chiapas y la revolución indígena en Ecuador en 2000 que volteó al presidente Mahuad.
    Y la llegada de Evo Morales al poder en Bolivia es la confirmación de esta nueva izquierda apoyada en la pata indigenista, mucha más rica y poderosa para enfrentar la maquinaria de derecha que descargan los yankis contra latinoamérica.

  13. Pingback: Rincón Solidario » Blog Archive » Una batalla ganada para la INJUSTICIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *