800 euros

El salario mínimo actual es de 666 euros mensuales, y en un país donde todo el mundo tiene claro que vivir con menos de 1000 euros mensuales es una odisea y una injusticia, el gobierno actual plantea para la próxima legislatura aumentar esta cifra a 800 euros.

Sin embargo desde la oposición critican esta medida, que tachan de electoralista (es posible que con razón), augurando que puede ser negativo para la inflación y creación de empleo.

Considero que es una buena noticia y de justicia que suban el salario mínimo, aunque 800 euros me parece insuficiente para vivir dignamente y sigamos siendo uno de los países de la Unión Europea con el salario mínimo más bajo. Por esto, y a pesar de mis escasos conocimientos en macroeconomía, no puedo entender como desde los «sectores económicamente poderosos» y con sueldos mensuales de más de 5000 euros pueden oponerse alegremente a esta medida, máxime cuando quienes representan a estos sectores no serían capaces de subsistir ni unos pocos días con los salarios que no quieren subir.

8 pensamientos en “800 euros

  1. Es difícil precisar qué incidencia tendría en la Economía (es decir, en la creación de empleo, nivel de precios, etc.) el incremento de tal o cual cantidad en el salario mínimo, y por tanto cuál debe ser éste. Pero el análisis que hace Rafa peca en mi opinión de 2 defectos: 1) Ni siquiera se plantea la cuestión de tal incidencia, presuponiendo que todo seguiría igual excepto que los más humildes ganasen algo más y, por tanto, subiendo su poder adquisitivo. 2) Parte del principio de que con un salario mínimo se debe vivir «dignamente». Yo creo que el salario mínimo debe ser una cantidad con la que no se pueda vivir normalmente (es decir, por ejemplo, manteniendo una familia), ya que eso hace que el individuo deba esforzarse para rendir más y perfeccionarse en su trabajo. Téngase en cuenta que tal salario mínimo es lo que se cobra en el peor de los trabajos sin trienio ni antigüedad alguna, por lo que si se pudiese vivir normalmente con esa cantidad habría muchos que no se esforzarían en mejorar su capacidad y productividad. De todas formas, con el salario mínimo actual una pareja donde ambos trabajasen en los peores puestos tendrían unos ingresos mensuales de 1332 euros, y con eso sí puede arrancar una convivencia. Insisto en que eso sería en el peor de los casos y, sobre todo, que no se mantiene en el tiempo (siempre se sube algo en salario en cuanto se va adquiriendo experiencia). Lo importante es que se pueda entrar fácilmente en el mercado de trabajo («meter la cabeza es lo importante», tal y como dicen los que experimentan en carne propia la angustia de no encontrar nada con que empezar) y que también exista la suficiente flexibilidad y porosidad como para ir ascendiendo por méritos propios.

  2. Gabriel, tu razonamiento de que un salario mínimo bajo fomenta que el trabajador se esfuerce en rendir más es mezquino y patético. Me parece vergonzosa esa afirmación.
    Esa afirmación se basa en el extremo de que al trabajador siempre hay que mantenerlo al borde de la miseria para tenerlo controlado.

    Además, ¿cómo mides tú el esfuerzo de un trabajador?. Me gustaría saber tu respuesta. ¿Un trabajador que gana mil veces más que otro (cosa que ocurre en la actualidad) crees tu que su esfuerzo en el trabajo es mil veces mayor? Díselo a los trabajadores de todos los sectores que se esfuerzan a diario, que mantienen empresas enteras, y que viven agobiados, por ejemplo por un derecho básico como es tener una vivienda.

    Muchas, muchísimas empresas españolas podrían fácilmente subir sensiblemente el salario de sus trabajadores. Pero claro, a costa de recortar sus ingentes beneficios.

  3. Como podemos observar, Juan Antonio se aleja del tema en sí del salario mínimo, y se limita a decir que los salarios deben ser mayores (¿quién estaría en contra de eso?). Yo, en cambio, sí me centro en el tema de la entrada y afirmo que el salario mínimo es aquél que se paga nada más empezar en el peor de los trabajos: Supongamos que a los 16 años un adolescente decide no seguir estudiando y se pone a trabajar: ¿Debe cobrar lo necesario para sostener una familia? Mi respuesta es NO (y lo mismo si es un recién licenciado que empieza a trabajar con 24 años). Si nada más empezar ya se tiene lo necesario para una vida «normal», y por otro lado se considera que lo que exceda de esa vida normal es «consumismo», ¿qué estímulo habría para ascender? Claro que habrá quien diga que no tiene que haber competitividad, ni afán de escalar puestos, etc. Pero eso son fantasmagorías de catedrático. Posibles objeciones a mi planteamiento: 1) Hay gente que no cobra ni el mínimo, o echa más horas de las reglamentarias: Eso quiere decir que en esos casos no se está cumpliendo la ley, y por tanto da igual que ésta cambie (lo que tiene que hacerse es redoblar los sistemas de vigilancia de su cumplimiento). 2) Hay gente que no está en ese ejemplo extremo que he puesto y cobra el salario mínimo: Eso quiere decir que el salario mínimo se ha extendido a puestos y circunstancias para los que no estaba pensado, y lo que hay que hacer es encontrar fórmulas para que quede reducido a esos casos para los que se ideó. No tengo los datos aquí, pero creo que en España no está tan extendido (distinto sería si estuviésemos en una sociedad surrealista como la cubana, donde el 40% de la masa salarial cobra el mínimo). Por otro lado, no es que se considere el salario mínimo irrisorio por ser tal o cual cantidad, sino que tal o cual cantidad es considerada irrisoria por ser el salario mínimo de ese momento (por ello, el subirlo no aliviaría la sensación de pobre de quien lo recibe). Ello tiene una parte sicológica y otra real, que se resume así: En las sociedades avanzadas como la española, la gente menos pudiente no se siente infeliz por carecer de cosas necesarias (no hay tal carencia) sino por ser comparativamente más pobre, y eso seguirá siendo así aunque se eleve el salario mínimo hasta el «infinitum».

  4. Gabriel, una cosa es lo que tú pienses que DEBE ser el salario mínimo, y otra es LO QU� ES el salario mínimo, y su definición es:

    «El salario mínimo es el salario mínimo establecido legalmente, para cada periodo laboral (hora, día o mes), que los empleadores pueden pagar a sus trabajadores por sus labores.»

    y en el caso particular de España:

    En España, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es el sueldo mínimo legal que un trabajador puede cobrar independientemente de la dedicación profesional de la persona. Se expresa en unidades monetarias por hora de trabajo.

    * 2004: 15,35 �/día, 460,5 �/mes y 6447 �/año (con 14 pagas)
    * 2005: 17,10 �/día, 513 �/mes y 7182 �/año
    * 2006: 18,03 �/día, 540,9 �/mes y 7.572,6 �/año
    * 2007: 19,02 �/día, 570,6 �/mes y 7.988,4 �/año

    Para el establecimiento del salario mínimo de cada año se consideran de manera conjunta el Índice de precios al consumo (IPC), la productividad media nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la situación económica analizada de forma general. Podrá ser modificado semestralmente si hay variaciones sobre el presupuesto de IPC.

    Según la categoría profesional y los convenios empresariales adoptados podrá ser aumentada dicha cantidad o también podrá ser reducida si el trabajador se encuentra en ciertas situaciones de formación. Las relaciones laborales y precisiones se encuentran expresadas en el Estatuto de los trabajadores.

    Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Salario_m%C3%ADnimo

  5. Gabriel, pues tiene que ver que el salario mínimo no es el salario que hay que dar a un… ¿a ver? ¿cómo lo llamas tú?, si yá ‘un chico de 16 años, un adolescente que decide no seguir estudiando y se pone a trabajar’.

    Que un salario mínimo es el salario mínimo de un trabajador en nuestra sociedad.

  6. Eso es, el SMI es el salario mínimo a cobrar independientemente de la profesión; por tanto, al protagonista de ese ejemplo habría que pagarle eso también (y aquí reitero todos mis comentarios anteriores).

  7. Eso del salario mínimo de 800 euros es una bobada. Un salario mínimo de 1000 euros también.

    El salario mínimo debería ser de un millón de euros mensuales.

    ¿Alguién puede aducir alguna razón conviencente en contra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *