La ultraderecha forma grupo en el Parlamento Europeo

ultraderecha

El lunes 15 de enero, en su primera sesión plenaria del año, el Parlamento Europeo contó con la presencia de un nuevo grupo político de extrema derecha cuyo nombre, â??Identidad, soberanía y tradiciónâ?, es todo un adelanto de su ideario político.

En última instancia, su formación ha sido posible gracias a la entrada de Rumanía y Bulgaria como nuevos socios de la Unión Europea. Estos dos países han aportado los seis eurodiputados que necesitaba el grupo para alcanzar el quórum requerido de veinte diputados, de los cuales cinco son rumanos, uno búlgaro, siete franceses, uno austríaco, tres belgas, uno británico y dos italianos. Al cumplir todos los requisitos que fija el reglamento, gozará de los mismos derechos que el resto de las formaciones, tales como el tiempo de palabra y la dotación de cerca de un millón de euros de fondos de la Unión Europea.

En cuanto a sus integrantes, nos encontramos frente a algunos bastante conocidos durante los últimos años: Jean Marie Le Pen y su hija Marie del Frente Nacional francés, Alessandra Mussolini, nieta del histórico fundador del fascismo italiano, el austríaco Andreas Moelzer -quien fue expulsado del â??Partido Libertadâ?, ultraderechista, por considerar sus ideas â??demasiado extremasâ?- y el también francés y miembro del citado Frente Nacional Bruno Gollnisch, acusado actualmente por la justicia francesa por su negación del Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial. Bruno Gollnisch capitaneará esta recién formada coalición.

Según recogía â??BBC-Mundoâ? el mismo 15 de enero, entre su ideario defiende el â??reconocimiento de los intereses nacionales, el compromiso con los valores cristianos y las tradiciones de la civilización europea -entre ellas, la familia tradicional-â? y se oponen totalmente a un â??superestado europeo burocrático y unitario…â? Por supuesto, el grupo rechaza ser etiquetado de â??extrema derechaâ? y se describen más bien como â??de centroâ?.

Muchos de los restantes setecientos sesenta y cuatro eurodiputados están pensando en cómo elaborar estrategias que permitan aislarlo. Según el periódico â??El Paísâ? en su edición del 12 de enero, Enrique Barón, presidente de la delegación de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, sostiene que â??hay que aplicar una política de cordón sanitarioâ?, algo así como el pacto que mantienen los partidos en Bélgica para excluir del poder al VB (Vlaams Belang, partido ultraderechista). Por su parte, para Antonio López Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo, la irrupción en escena del grupo debe ser un aviso para que la UE tome medidas concretas para combatir políticamente este tipo de formaciones que recoge el voto de gente desinformada y desencantada con el proyecto europeo.

Resulta cuanto menos inquietante el crecimiento de los partidos ultraderechistas en muchos países europeos que cuentan con una larga y rica tradición democrática. Sus ideas racistas, xenófobas, su fundamentalismo en suma -y no sólo en el plano religioso, también en el político y social- amenazan con dividir aún más a la ya de por sí poco unida Unión Europea, carente de momento de un proyecto social y económico común con el que poder hacer frente a retos tan acuciantes como la inmigración, el desempleo, la pérdida progresiva de derechos de la clase trabajadora -motivada en parte por los desequilibrios creados por la globalización económica en las relaciones laborales-, el terrorismo, la aplicación de políticas que apuesten decididamente por poner coto a la amenaza real del cambio climático… Enfrentar con decisión todos estos nuevos y viejos desafíos -junto a la firme defensa de los derechos humanos como inexcusable seña de identidad- y darles una respuesta satisfactoria que logre atraer a la mayoría de los ciudadanos del continente es la única solución válida ante la amenaza que suponen los embriones del nuevo totalitarismo.

María Sanjuán

2 pensamientos en “La ultraderecha forma grupo en el Parlamento Europeo

  1. esta situacion esta causada por los politicos eurepeos chochos y seniles, que han dejado que europa se covierta en un sumidero donde las mafias autoctonas y toda suerte de chusma y delincuentes, asesinos de niños ectr. campen a sus anchas, sin hacer nada para evitarlo.les condenan a un montor de años y no cumplen ni la mitad, en en el tiempo de condena disfrutan de permisos en los que vuelven a asesinar y sinembargo se les siguen dando.no hacen una ley que evite que este tipo de gente este en la calle; ni pena de muerte , ni cadena perpetua o confinamiento de por vida.por si nontubieramos bastante con nuestra propia delencuencia han dejado que nos invadan millones de musulmanes,chinos, suda mericanos ect. de todo el mundo para salvaguardar sus intereses de poder satisfaciendo los intereses capitalistas abyetos proporcionandoles mano ne obra barata, acosta de sus nacionales, u llenando de inseguridad las calles y ciudades; ¿ que esperan que haga la gente ? , que se deje asesinar en sus casas.de esto se aprovecha siempre alguien ; y se lo estan poniendo en bamdeja. pagaran como siempre ha pasado en la historia, los judios que por intereses politicos y economicos han sido las victimas, cuando en realidad nunca han sido un peligro para nadie; me refiero a los judios normales, que celebran sus ritos del sabado ectr. y respetan a los no judios, no los judios fanaticos, que esos son otra cosa; y que conste que yo no soy judio, soy cristiano y no de iglesia. O espabilan los seniles que gobierna europa o esto se va a poner muy feo.

  2. Respecto a los comentarios del Sr. Mateos, me gustaría señalar lo siguiente: 1) Los delincuentes europeos no campan a sus anchas, sino que están perseguidos por la ley como en cualquier país civilizado del mundo. Cierto que la modernización tecnológica, unida a la llamada globalización, ha podido causar la aparición de nuevas formas de delincuencia cuya represión se encuentra con dificultades técnicas y/o jurídicas, pero no se puede afirmar seriamente que el ciudadano no esté protegido por el Imperio de la Ley, ni que exista una anarquía que «justifique» una reacción fascista. 2) Inmigrantes: Por un lado, la mayoría viene a trabajar en aquellos trabajos para los cuales no existe mano de obra autóctona (si no fuese así, su llegada hubiese disparado el paro nacional, cuando es evidente que ocurre lo contrario). Por otro, si llenan de inseguridad las calles, ¿en qué quedamos? ¿vienen a trabajar barato o a robar? Claro está que debería haber más control y represión de la inmigración ilegal, pero eso es un problema que siempre va asociado a la utilización de inmigración legal debido a la necesidad de esa mano de obra en una época de bonanza económica. Obsérvese la historia y la actualidad de EEUU. 3) «los judíos nunca han sido un peligro para nadie»: En efecto, ni los chinos, musulmanes, sudamericanos, etc. ¿Qué peligro hay en que haya unos 11 millones de musulmanes en la UE, siendo por cierto esta cantidad la misma que la de judíos europeos al empezar el Holocausto? 4) «no soy judío, soy cristiano»: No me extraña; eso de aplicar los mismos principios xenófobos a todo extranjero, pero excluyendo en este caso a los judíos, apenas lo he visto en judíos, pero sí abundantemente en cristianos, sin iglesia o con iglesia (la COPE, verbigracia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *