¿Estaré colaborando con los asesinos de ETA si no voto al PP?

Normalmente no hago demasiado caso a lo que dicen los polític@s en campaña electoral, sean del signo que sean, pero esta vez no me puedo quedar callado ante la sentencia del ex-presidente del gobierno, José María Aznar, en la que dijo:

Cada voto que no vaya al PP será un voto para que ETA esté en las instituciones.

Y digo que no me puedo quedar callado porque siento que estas elecciones tienen una trascendencia mucho mayor de lo que pensaba, yo creía que mi voto particular servía «simplemente» para elegir el partido que gobernará en Córdoba capital, y para decidirlo pensaba basarme en la gestión municipal realizada por la corporación actual, la talla política, humana y moral de l@s diferentes candidat@s y en los programas municipales de cada partido, pero veo que no debe ser así, ya que si no voto al PP posiblemente estaré colaborando con una banda armada, y quien sabe si con el tiempo alguien podrá acusarme de cómplice de cualquier delito por no ser mi voto en un sentido político determinado.

Podría calificar estas afirmaciones de muchas maneras, podría no darle mayor importancia, podría hasta reirme de lo lejos que llegan dialecticamente los polític@s por arañar unas decenas de votos, pero la cosa es MUY GRAVE, que un ex-presidente de gobierno nos acuse a más de la mitad de l@s español@s de algo semejante NO TIENE NOMBRE y no tiene nada que ver con las discrepancias legítimas acerca de cómo se debe aplicar la política antiterrorista, sino más bien (siendo suaves) con una actitud de pensamiento único, autoritario y de adoctrinamiento.

Las personas que se dedican a la política, sobre todo los que están en lo más alto, deberían dar ejemplo de honradez, sensatez, veracidad, objetividad, etc… Pero con lo que estamos viendo últimamente parece que quien tenga inquietudes políticas dignas y nobles en vez de meterse en un partido político debería meterse en un ONG, a pesar de las últimas campañas de descrédito que están sufriendo, para poder realizarse como personas y prestar un buen servicio a su comunidad. ¡QUÃ? PENA!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *