Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 9.

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

En muchos países hay personas a las que los gobiernos hacen “desaparecer”, son encarcelados, torturados y/o asesinados sin que sus familiares tengan ninguna información ni puedan reclamar ante la justicia, ejemplos de ello son las desapariciones en Chile, Guatemala y Argentina, que ocasionó la aparición de las Abuelas de la plaza de Mayo, o en nuestro país las desapariciones de personas del bando republicano después de la guerra civil cuya investigación por parte del juez Garzón se está encontrando con tantas trabas.

Si eres docente y quieres trabajar este derecho en clase te recomendamos:

  • Las sugerencias didácticas de Amnistía Internacional.
  • La película Missing basada en un caso real acontecido en los turbulentos días del golpe de estado de Pinochet en Chile. Para aprovechar el trabajo con películas en clase te sugerimos esta guía.

Una vida ejemplar sin relevancia aparente para la la Wikipedia

No es la primera vez (ni va a ser la última) que escribo en este blog de David Luque. Si sois lectores habituales sabréis que David murió hace algo menos de dos años, y por destacar algunas cosas de su larga trayectoria decir que fue un referente incuestionable en el mundo de la solidaridad (para mí un héroe de la solidaridad) y un político que entre otras cosas marcó un antes y un después en la política solidaria del Ayuntamiento de Córdoba llegando a materializar muchas de las reclamaciones históricas que estaban detrás de las organizaciones solidarias cordobesas creando una infraestructura municipal que se ha mantenido desde entonces y que ha sido referente en la cooperación descentralizada tanto a nivel andaluz como español.

Este verano pensé que una vida ejemplar como la suya merecía una entrada en la wikipedia y comencé a redactarla, contacté con algunas personas para que me ayudasen ampliando datos y subí una pequeña biografía.

Cuando hoy consulto la entrada para ver si ha habido cambios en la misma veo que sí los ha habido y aparece algo que no estaba antes:

Artículo o sección sin relevancia enciclopédica aparente: el asunto o la redacción inducen a creer que debería ser borrado. Por favor, añade argumentos que permitan evaluar la relevancia enciclopédica del tema o edita el artículo, según corresponda. De no ser así, será borrado.

O sea, que los bibliotecarios de la wikipedia consideran que la trayectoria personal de David Luque no merece estar presente en la wikipedia y me piden más datos para que así sea. He quitado el texto que habla de la poca relevancia y he añadido más referencias para ver si hay suerte y el artículo no es borrado, pero me apena que una trayectoria ejemplar como la de David Luque no sea considerada “relevante” y programas de telebasura como Aquí hay tomate, Salsa Rosa o personajes como éste y ésta sí tengan esa relevancia. Tal vez yo no comprendo lo que es o no “relevante” enciclopédicamente hablando o tal vez tenga que plantearme acceder a enciclopedias alternativas donde el término “relevante” adquiera una dimensión diferente, por lo menos más humana.

Seguimiento de Accion Urgente sobre PENA DE MUERTE en ESTADOS UNIDOS

AU: 245/09 Índice: AMR 51/105/2009 Fecha de emisión: 24 de septiembre de 2009

SE AMPLÍA LA SUSPENSIÓN TRAS LA EJECUCIÓN FALLIDA EN OHIO (ESTADOS UNIDOS DE AMERICA)

Un juez federal estadounidense ha ampliado en dos meses la suspensión de la ejecución de Romell Broom. Romell Broom, afroamericano de 53 años condenado a muerte, fue sometido a un intento fallido por parte del estado de Ohio de administrarle la inyección letal el 15 de septiembre.

El juez Gregory Frost, del tribunal federal de primera instancia para el Distrito Sur de Ohio, dictó el 18 de septiembre una orden por la que suspendía la ejecución de Romell Broom hasta el 28 de septiembre. En otra orden emitida el 22 de septiembre, el juez Frost amplió en dos meses esta suspensión. La orden actual expira a las 11:59 de la noche del 30 de noviembre de 2009.

El 18 de septiembre, los abogados de Romell Broom presentaron ante el tribunal federal de primera instancia un recurso para impedir que el estado de Ohio volviera a intentar ejecutarlo de nuevo, o al menos “intentar ejecutarlo de nuevo utilizando los mismo procedimientos y protocolos defectuosos e inconstitucionales que utilizaron el 15 de septiembre de 2009”. Según alegaron, el intento fallido, en el que el equipo de ejecución intentó una y otra vez de manera infructuosa encontrar una vena utilizable a través de la cual administrar la inyección letal al preso, “fue una forma de tortura que expuso a Broom a la perspectiva de una muerte lenta y prolongada”. Entre otras cosas, el recurso alega también que, antes del intento de ejecución, “a Broom se le negó el derecho a consultar con su abogada en privado”, y que, cuando se hizo patente que el proceso de ejecución fallaba, a su abogada se le negó el acceso a Broom, y a él se le negó el acceso a la abogada. Romell Broom ha firmado una declaración jurada en la que recuerda el intento del estado de ejecutarlo (véase la siguiente página).

Romell Broom lleva en el “corredor de la muerte” casi un cuarto de siglo. Fue condenado a muerte en 1985 por la violación y asesinato de Tryna Middleton, de 14 años, cometido en septiembre de 1984. Tras confirmarse en apelación la condena de muerte, Broom trató de sumarse a una demanda judicial que impugnaba la constitucionalidad del proceso de inyección letal de Ohio. Sin embargo, los tribunales rechazaron su intento, alegando que la impugnación estaba fuera de plazo y debería haberse presentado antes.

NO SE REQUIEREN NUEVAS ACCIONES POR EL MOMENTO. NUESTRO AGRADECIMIENTO A QUIENES ENVIARON LLAMAMIENTOS.

INFORMACIÓN ADICIONAL

En una declaración jurada realizada el 17 de septiembre, Romell Broom describió lo que le había sucedido dos días antes, mientras el estado se disponía a matarle. Recuerda que, tras denegársele su apelación federal final, el alcaide de la prisión fue a su celda y “me leyó la orden de ejecución”. A continuación, un enfermero y una enfermera trataron de encontrar una vena utilizable. “La enfermera trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo izquierdo. El enfermero trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo derecho. Después de esos seis intentos, me dijeron que íbamos a hacer un descanso.”

Tras un descanso de unos dos minutos y medio, la enfermera trató de nuevo de acceder a una vena en el brazo izquierdo de Broom. Él recuerda que “debió de alcanzar un músculo, porque el dolor me hizo gritar”. El enfermero volvió entonces al brazo derecho. Al principio pareció conseguir acceder a una vena, pero cuando intentó insertar la sonda intravenosa, “la perdió, y la sangre me empezó a correr por el brazo”. El equipo hizo entonces otro descanso. Para entonces, Romell Broom afirma que sufría “un gran dolor”.

Después de aplicarle toallas calientes en el brazo izquierdo y masajeárselo, el enfermero “trató de acceder una vez más a las venas en el centro del brazo izquierdo, y tres veces más en la mano izquierda”. Romell Broom recuerda que el enfermero comentó que “el consumo de heroína me había afectado a las venas”: “Me disgustó el comentario, porque nunca he consumido heroína ni ninguna droga intravenosa”.

La declaración jurada de Romell Broom continúa diciendo que trató de ayudar al equipo de ejecución “ayudándoles a atar mi propio brazo”, y “un funcionario de prisiones se acercó, y me dio unos golpecitos en la mano para indicar que él también veía la vena y tratar de ayudar al enfermero a localizarla”. La declaración recuerda que entonces “el jefe del equipo de ejecución me dijo que íbamos a tomarnos otro descanso, y me volvió a decir que me relajara”. En ese momento, “me disgusté mucho. Me eché a llorar, porque me dolía, y tenía los brazos hinchados. Los enfermeros me estaban clavando agujas en zonas que ya estaban amoratadas e hinchadas”. Romell Broom pidió que le dejaran hablar con su abogada, pero le denegaron la petición.

Romell Broom afirma que la “enfermera jefe” entró en la sala y “trató de acceder a las venas en el tobillo derecho”. Al parecer, la aguja tocó el hueso, y “fue muy doloroso”. La enfermera jefe intentó entonces acceder a una vena en la parte inferior de la pierna derecha, al mismo tiempo que el enfermero trataba de acceder a una en el tobillo derecho. Al fracasar estos intentos, la enfermera jefe salió de la sala, llevándose una aguja. El enfermero intentó entonces dos veces localizar venas de acceso en la mano derecha de Broom. Para entonces, según Romell Broom, “parecía que se habían dado por vencidos respecto al brazo izquierdo, porque lo tenía morado e hinchado”. El nivel de dolor, según recuerda, “estaba en su punto máximo” en esos momentos: “Me habían hurgado por lo menos 18 veces en un montón de sitios”. Entonces, el intento de ejecución finalmente se abandonó.

Cuando realizó la declaración, Romell Broom se enfrentaba a la ejecución el 22 de septiembre. En la declaración jurada manifiesta: “La espera para volver a ser ejecutado es angustiosa. Me aterra pensar que el estado de Ohio tiene intención de causarme el mismo dolor físico la próxima vez. Tengo constantemente en la cabeza que la semana que viene tendré que someterme a la misma tortura a la que el estado de Ohio me sometió el martes 15 de septiembre de 2009, porque no ha habido ningún cambio en el protocolo de ejecución de Ohio, y tampoco ha habido ningún cambio en mis venas”.

Si recibe contestación de una autoridad, envíenos el original o una copia, por favor, lo antes posible (ref.: «Equipo AAUU – Respuesta»). Sólo es necesario que indique en el reverso de la misma el número que tiene la Acción Urgente a la que le han contestado (por ejemplo «AU 25/99» o bien «EXTRA 84/99»). No es necesario que nos envíe copia de su propia carta. Si no desea que le enviemos un acuse de recibo, indíquenoslo también en el dorso con las palabras «No acuse». Gracias por su colaboración.

La muy limitada democracia de EEUU

Vicenç Navarro

La idealización del sistema democrático de EEUU, en la que se presenta al Congreso de EEUU como la cámara legislativa que refleja el sentir popular de la población estadounidense, explica que muchos medios de información españoles presenten las dificultades que encuentra la reforma sanitaria para su aprobación en el Congreso como consecuencia del temor que tal población tiene supuestamente hacia tal cambio. Tal interpretación es profundamente errónea y refleja un desconocimiento de la realidad política de aquel país. En realidad, todas las encuestas señalan que la mayoría de la población (68%) desea que el Congreso apruebe la universalización de la sanidad, y que sea el Estado el que garantice tal universalización a través del establecimiento de un aseguramiento público. Este sentir incluye incluso a la mayoría de la profesión médica (“Physicians’ Views on a New Public Insurance Option and Medicare Expansion”, The New England Journal of Medicine, 14-09-2009). La evidencia de ello es robusta y convincente. Entonces, la pregunta que debe hacerse –y no se hace– es por qué ello no ocurre. Y para responder a esta pregunta deben entenderse las enormes deficiencias de la democracia estadounidense, uno de los sistemas menos democráticos de los hoy existentes en la OCDE.

Estas limitaciones se basan en:

1. La privatización del sistema electoral, en el que los senadores y congresistas financian sus campañas primordialmente con fondos provenientes en su gran mayoría de grandes grupos empresariales. Entre ellos están las compañías de seguros privadas (que controlan la gestión de la mayoría de la sanidad) y las compañías farmacéuticas (entre otras) que financian, por ejemplo, el Comité de Financiación del Senado, el comité más importante del Senado en la reforma sanitaria. Su presidente, Baucus, recibió cinco millones de dólares de tales industrias. Los otros cinco miembros claves de tal Comité recibieron cantidades semejantes. Tales empresas financiaron también las candidaturas de Obama. Sólo las compañías de seguros dieron seis millones de dólares a su campaña. Todo esto –que en España se llamaría corrupción– es legal en EEUU. Este sistema de financiación discrimina enormemente a los candidatos de izquierdas que no pueden conseguir los fondos necesarios para competir, durante la campaña electoral, con los otros candidatos en los espacios televisivos, que se venden al mejor postor sin ningún tipo de regulación. Los sindicatos pueden, también, contribuir a la financiación de las campañas, pero sus fondos son minúsculos en comparación con los fondos de las grandes empresas. Es prácticamente imposible que gane un candidato de izquierdas (que cuestione, por ejemplo, el protagonismo de las compañías de seguros en la gestión del sistema sanitario). En ningún país de la OCDE las izquierdas son más débiles que en EEUU (la causa de que no exista un sistema sanitario universal) y ello se debe, en gran parte, a la privatización de las campañas electorales.

2. La falta de proporcionalidad en el sistema electoral, lo cual imposibilita la aparición de un tercer partido. Es un sistema mayoritario en el que el que gana (51% del voto) gana todos los delegados, regla encaminada a reproducir un sistema que tenga sólo dos partidos. Los dos, por cierto, dependen para su financiación de aquellos fondos proveídos por las grandes empresas (que en EEUU se llama Corporate Class). Tal falta de proporcionalidad aparece incluso más marcada en el Senado, donde cada Estado, independientemente de su tamaño, tiene dos senadores. Esto da gran poder a los estados pequeños y poco poblados, rurales y más conservadores, a costa de los estados más poblados, urbanos y más progresistas. Así, los seis senadores del citado Comité de Finanzas representan estados que, todos juntos, suman menos del 2% de la población de aquel país. Existe, así, un enorme sesgo conservador en el Senado, poco representativo del sentir popular del país.

3. La escasísima oportunidad de la población de poder influenciar al Congreso de EEUU. La población es plenamente consciente del maridaje existente entre la clase política, por una parte, y el mundo empresarial y financiero, por otra. De ahí el claro antagonismo hacia Washington, lo que explica que todos los candidatos en las últimas elecciones debieran presentarse como anti Washington. El que se benefició más de este sentimiento fue el candidato Obama, que no procedía del establishment de Washington (y que se había opuesto a la guerra de Irak). La elección de Obama despertó grandes esperanzas de que hubiera un cambio. Un punto central en su programa era la reforma sanitaria. La privatización de la sanidad, en manos de las compañías de seguros, ha creado una situación en la que, a pesar del enorme gasto sanitario (el 17% del PIB de EEUU, cuando en España es de un 6,2% ), no ofrece cobertura a 47 millones de habitantes y se provee una cobertura muy insuficiente a la mayoría de las personas aseguradas. Un detalle que expresa la crueldad del sistema es que más del 40% de las personas que se están muriendo expresan su preocupación de cómo ellos o sus familiares pagarán sus facturas médicas a las compañías de seguros.

El presidente Obama, sin embargo, ha ido pactando su reforma, cediendo en elementos claves. En farmacia, se ha comprometido con la industria farmacéutica a continuar con el acuerdo que el presidente Bush tenía con tal industria, según el cual el Gobierno federal pagaría el precio de los fármacos que la industria impusiera. Y con las compañías de seguros pactó que no limitarían el precio de las pólizas, proveyendo subsidios a las familias que no pudieran pagarlas. También ha renunciado a financiar la reforma a base de impuestos sobre los grupos más pudientes (medida muy popular). Estas y otras cesiones han decepcionado a las bases del partido demócrata, lo cual explica la bajada de su popularidad. Las encuestas señalan que los grupos en los que ha perdido más apoyo han sido precisamente entre los demócratas y los independientes progresistas. Todos estos datos, por cierto, no han aparecido en los cinco medios de información y persuasión de mayor tirada de España.

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y profesor de ‘Public Policy’ en The Johns Hopkins University

Ilustración de Jorge Chamorro

Publicado en diario Público el 24/09/2009

Zelaya “se cuela” en Honduras

A pesar de las precauciones tomadas por los golpistas para que el presidente legítimo no pueda entrar en el país, éste ha conseguido regresar y se encuentra en la embajada de Brasil. El gobierno golpista exige a Brasil que o bien lo entregue o bien le de asilo político, mientras tanto el país es un polvorín y las libertades civiles se encuentran bajo mínimos. La comunidad internacional de momento sólo aporta “palabras algo exigentes” y unas cuantas acciones diplomáticas contra el gobierno golpista, veremos qué pasa al final y si se consigue evitar un derramamiento de sangre.

Más información:

Accion Urgente sobre PENA DE MUERTE en ESTADOS UNIDOS

Sigan realizando esta acción, el mismo viernes 18 de septiembre, un juez federal del tribunal de distrito de Ohio Sur emitió una Orden de Suspensión Temporal de 10 días para la ejecución de Romell Broom. La orden expira a las 11.59 pm del 28 de septiembre de 2009. Esta circunstancia permite disponer de tiempo adicional para enviar nuevos llamamientos.

AU: 245/09 Índice: AMR 51/104/2009 Fecha de emisión: 18 de septiembre de 2009

EJECUCIÓN FALLIDA EN OHIO: SE FIJA UNA NUEVA FECHA

Romell Broom, hombre negro de 53 años, fue conducido a la cámara de ejecución el 15 de septiembre, pero el equipo que administraba la inyección letal no consiguió encontrarle una vena adecuada y, tras dos horas de intentos, se dio por vencido. El estado de Ohio ha vuelto a fijar la ejecución para el 22 de septiembre.

Romell Broom lleva en el “corredor de la muerte” casi un cuarto de siglo. Fue condenado a muerte en 1985 por la violación y asesinato de Tryna Middleton, de 14 años, cometido en septiembre de 1984. Tras confirmarse en apelación la condena de muerte, Broom trató de sumarse a una demanda judicial que impugnaba la constitucionalidad del proceso de inyección letal de Ohio. Sin embargo, los tribunales rechazaron su intento, alegando que la impugnación estaba fuera de plazo y debería haberse presentado antes.

La ejecución de Romell Broom se había fijado para el 15 de septiembre de 2009, a las 10 de la mañana. Se retrasó varias horas, mientras se esperaba la resolución de una apelación final ante los tribunales federales. Entre la una y las dos de la tarde, después de que los tribunales levantaran la suspensión de la ejecución, el equipo de inyección letal empezó los preparativos. Después de que el equipo pasara una hora tratando de encontrarle una vena adecuada en los brazos, Romell Broom trató de ayudarles. Según Associated Press, “al ver que su ayuda tampoco servía, se tumbó boca arriba y se cubrió la cara con las dos manos. El se le movía a sacudidas y los pies le temblaban. Se limpió los ojos y le entregaron un rollo de papel higiénico, que utilizó para limpiarse la frente”.

La abogada de Romell Broom estaba en la sala de espera de los abogados. Cuando preguntó a qué se debía la tardanza, la llevaron a una sala, donde pudo ver el procedimiento por un circuito cerrado de televisión. Según ha dicho, “era más que evidente que la ejecución estaba yendo muy mal”, y Romell Broom daba “respingos de dolor” mientras el equipo de ejecución lo sujetaba y trataba de encontrarle una vena. En un momento determinado, ha dicho, “le hicieron daño de verdad”, y él “hizo una mueca de dolor”. La abogada se puso en contacto con su colega de la defensa para contarle lo que sucedía: que el equipo de ejecución llevaba dos horas intentando encontrar una vena adecuada y, al parecer, ahora se había tomado un “descanso”. El colega envió por fax y correo electrónico una carta al gobernador del estado y al presidente de la Corte Suprema de Ohio, instando a que se detuviera la ejecución. Su carta al tribunal señalaba que, en el recurso judicial en curso contra el protocolo de inyección letal de Ohio, el argumento del estado era que “los miembros médicos del equipo de ejecución están capacitados y tienen experiencia para obtener acceso intravenoso”.

El gobernador Strickland, que anteriormente había denegado a Bloom el indulto, dictó una suspensión de una semana. El acta de suspensión dice: “Las dificultades en la administración del protocolo de ejecución requieren una suspensión temporal para que el Departamento [de Prisiones] me recomiende los pasos adecuados a seguir […] El Departamento debe ejecutar la condena del Sr. Broom [el 22 de septiembre] a menos que se conceda una nueva suspensión o el indulto”. El 17 de septiembre, en relación con la demanda en torno a la inyección letal en Ohio, un juez federal ordenó que, antes del 21 de septiembre, se tomara declaración a Romell Broom sobre el intento de ejecución, y que el estado haga públicos los documentos pertinentes antes del 28 de septiembre.

ESCRIBE INMEDIATAMENTE en inglés o en tu propio idioma, utilizando tus propias palabras:

señalando la crueldad inherente de la pena de muerte, puesta brutalmente de manifiesto en este caso, en el que un hombre que lleva condenado a muerte casi 25 años es sometido a un intento fallido de ejecución y ahora debe prepararse para otra fecha de ejecución;

pidiendo al gobernador que detenga esta ejecución y reconsidere su decisión de denegar a Romell Bloom el indulto;

explicando que no pretenden disculpar la delincuencia violenta ni menospreciar el sufrimiento que causa a sus víctimas.

ENVÍA TUS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2009, A:

Gobernador

Governor Ted Strickland,

Governor’s Office,

Riffe Center, 30th Floor,

77 South High Street

Columbus,

OH 43215-6108,

Estados Unidos

Fax: +1 614 466 9354

Envía también copia a la representación diplomática acreditada en tu país.

EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

C/ Serrano, 75 28006 – MADRID

Fax: 91 587 23 03

www.embusa.es

INFORMACIÓN ADICIONAL

El 3 de mayo de 1946, Willie Francis, preso de raza negra condenado por un asesinato cometido cuando él tenía 17 años, fue conducido a la cámara de ejecución de Luisiana y sometido a la silla eléctrica, pero, por una avería en el equipo, sobrevivió y fue devuelto a su celda. En enero de 1947, la Corte Suprema de Estados Unidos concluyó que no se habían violado los derechos constitucionales del preso, rechazando el argumento de que, puesto que ya había soportado la angustia mental de prepararse para la ejecución, obligarlo a someterse a ella de nuevo constituiría una pena prolongada y cruel. La Corte manifestó: “Ni siquiera el hecho de que el demandante haya sido sometido ya a una corriente eléctrica hace que su ejecución subsiguiente, en términos constitucionales, sea más cruel que cualquier otra ejecución. La crueldad frente a la que la Constitución protege a un condenado es la crueldad inherente en el método de ejecución de la pena, no el sufrimiento necesario que entraña cualquier método empleado para extinguir con humanidad la vida. El hecho de que un accidente imprevisible impidiera la consumación inmediata de la sentencia no puede, en nuestra opinión, añadir un elemento de crueldad a una ejecución subsiguiente”. Willie Francis regresó a la silla eléctrica el 9 de mayo de 1947 y fue ejecutado.

En las seis décadas transcurridas desde aquel espeluznante episodio, el mundo ha dado inexorablemente la espalda a la pena de muerte, reconociendo sus defectos inherentes. En la actualidad, 139 países son abolicionistas en la ley o en la práctica. Estados Unidos, por el contrario, ha llevado a cabo 1.174 ejecuciones desde que se reanudaron los homicidios judiciales en 1977. De esas ejecuciones, 1.003 se han llevado a cabo por inyección letal, el método que los partidarios de la pena de muerte promueven actualmente como “humano”. En abril de 2007, la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó la constitucionalidad del protocolo de ejecución de Kentucky. La mayoría de los estados que aplican la pena de muerte en Estados Unidos, y también el gobierno federal, utilizan la misma combinación de tres sustancias que utiliza Kentucky para anestesiar, paralizar y matar al condenado. En su resolución Baze v. Rees, la Corte recordó su decisión de 1947 en la causa Francis, señalando que “simplemente porque un método de ejecución pueda causar dolor, ya sea por accidente o como consecuencia ineludible de la muerte, no establece el tipo de riesgo objetivamente intolerable de causar daño que convertiría la pena en cruel e insólita”.

En Estados Unidos se han producido periódicamente ejecuciones “fallidas”. En Ohio, por ejemplo, en mayo de 2006, el equipo de ejecución tardó 22 minutos en encontrar una vena utilizable en el brazo de Joseph Clark para insertarle el catéter. Sin embargo, unos minutos después la vena falló y el brazo de Clark empezó a hincharse. El equipo intentó entonces durante otros 30 minutos encontrar otra vena, mientras los testigos oían “gemidos, llanto y ruidos guturales” desde detrás de la cortina. La muerte se certificó unos 90 minutos después de iniciada la ejecución. Al año siguiente, también en Ohio, el equipo de ejecución luchó por encontrar venas utilizables en los brazos de Christopher Newton, y la muerte del preso no se certificó hasta casi dos horas después de iniciarse el proceso de ejecución.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos, incondicionalmente., independientemente del método elegido para matar al condenado. Es una pena inherentemente cruel y degradante, incompatible con la dignidad humana. Al poner fin a la pena de muerte se abandona una política pública destructiva, divisiva, que distrae la atención de lo que realmente importa y que no es conforme con los valores generalmente aceptados. La pena capital no sólo entraña el peligro de cometer un error irreparable, sino que además es costosa, tanto para el erario público como en términos sociales y psicológicos. No se ha demostrado que tenga un efecto disuasorio especial. Tiende a aplicarse de forma discriminatoria, según razas y clases sociales. Niega la posibilidad de la reconciliación y la rehabilitación. Prolonga el sufrimiento de la familia de la víctima, y lo amplía a los seres queridos del condenado. Desvía recursos que podrían utilizarse para trabajar contra la delincuencia violenta y para ayudar a las personas afectadas por ella. En lo que va de año se han llevado a cabo 38 ejecuciones en Estados Unidos, cuatro de ellas en Ohio.

Si recibe contestación de una autoridad, envíenos el original o una copia, por favor, lo antes posible (ref.: «Equipo AAUU – Respuesta»). Sólo es necesario que indique en el reverso de la misma el número que tiene la Acción Urgente a la que le han contestado (por ejemplo «AU 25/99» o bien «EXTRA 84/99»). No es necesario que nos envíe copia de su propia carta. Si no desea que le enviemos un acuse de recibo, indíquenoslo también en el dorso con las palabras «No acuse». Gracias por su colaboración.